EDICIóN GENERAL

Mientras usted miraba para otro lado

#35 La insumisión nunca fue inmanejable. Más bien la objección de conciencia. Porque gente con las gónadas suficientes para ser insumisos hubo poquitos.

menéame