EDICIóN GENERAL

Discurso del odio y libertad de expresión

#93 Solo quiero hacer un comentario muy particular y es que en la realidad nunca estás ni en el blanco ni en el negro. Una afirmación tan grandilocuente (y carente de significado) como estar de parte de los derechos humanos podrá ser muy "blanca" pero en cuanto vas a casos particulares en muchísimos casos no está para nada claro.

También añadiría que todo lo que comentas parece justamente un problema de crear bandos, no importan esos derechos humanos, solo que estés en el bando correcto o al menos que lo parezca.
#165 Por supuesto que todos estamos en distintas tonalidades de grises.

Con respecto a los bandos... depende de los bandos que se quieran crear.

Depende de los ejes de coordenadas que se quieran trazar.

Si se traza el eje de coordenadas entre nacionales y extranjeros... es obvio que tienes la batalla perdida, porque no es un eje que te interese si le das prioridad a los derechos humanos, y por lo tanto, o no entras en el debate, o lo haces para matizar cosas. Los anti en este caso te colocarán en el "bando" de los extranjeros por decir cosas tan de sentido común como que "apenas una minúscula minoría de los refugiados son terroristas o islamistas radicales". Cuando se propone como solución cerrar la puerta, o echar a todos los que han entrado, o bombardear su país, entiéndase que no estar de acuerdo con eso, no significa que se esté más con los extranjeros que con los españoles. Pero algunos venden ese discurso para reforzar el eje de coordenadas en su favor.

Al final el mejor recurso de un buen político o grupo político es hacer que se hable en los ejes de coordenadas que te interesan hablar. Por ejemplo el de la corrupción. Por ejemplo el de ricos y pobres. A otros le interesa hablar de Venezuela como eje de coordenadas.
#166 No lo había entendido así, me parece algo muy similar a la trampa en la que caen los animalistas cuando entran a discutir que si las corridas de toro son o no son cultura.

La trampa es que A dice que como son cultura deben ser permitidas y B contesta que no son cultura, por lo que pueden ser prohibidas. La trampa es que B está aceptando implícitamente la afirmación de que si algo es cultura no debe ser prohibido. así que el debate se traslada a una discusión absurda sobre que si las corridas de toro son cultura o no, un campo en el que además hay mucho más que debatir.

En ese momento has conseguido encasillarlos en el bando que alega que los toros no son cultura, algo que además me parece desviar el debate a su favor.
#167 Exacto, ese es el juego. Ya no se debate sobre si está bien maltratar animales como ocio, sino si es o no cultura, y luego se entra en las comparaciones con el arte contemporáneo, o si las pirámides las construyeron esclavos xD.

Además el tema de la cultura se presta al juego semántico de sus acepciones. Es obvio que la tauromaquia forma parte de la cultura española, lo cual no quiere decir que la tauromaquia sea un bien para el conocimiento y el raciocinio. Y al final unos hablan de peras y otros de manzanas, y las corridas siguen celebrándose y recibiendo subvenciones.

menéame