EDICIóN GENERAL

Discurso del odio y libertad de expresión

#1 Pero a las ideologías no se las combate censurándolas, sino estudiando sus causas, sus propuestas y encontrado sus errores de planteamiento. Es decir, escuchándolas, entendiéndolas y discutiéndolas. Solo así se puede identificar las causas del problema y aportar una solución real que tire por tierra su planteamiento.

Si decides enterrar el problema o mirar para otro lado, esa idea tóxica se expanderá como un cáncer en el organismo, ya que el problema que la originó sigue ahí y nadie les muestra en qué se equivocan u otras formas de solucionarlo. Y si ya encima les censuras, les estás dando la razón. Les estás apartando de la sociedad y forzándoles a crear su propio movimiento para debatir y expresar sus opiniones. Les estás diciendo que sus problemas no os importan, y cada vez que alguien se encuentre con ese mismo problema y no tenga con quién hablarlo o sea denominado como fascista solo por intentar plantearlo, estarás añadiendo otro miembro a las filas de ese movimiento. Estás creando fascistas.

menéame