EDICIóN GENERAL

Brujas y pedófilos

#4
1984 de George Orwell. La palabra crimental (thoughtcrime [1]), en neolengua, significa "crimen de pensamiento", y es severamente castigado. Viene a ser pensar en hacer un crimen, pero no hacerlo (por ejemplo, "pensar en traicionar al Gran Hermano").
La Policía del Pensamiento persigue a los que hacen este tipo de "crímenes del pensamiento", con lo que ello implica. Sobra decir que gran parte de los sospechosos de crimental ni siquiera han tenido esas ideas en su cabeza, pero como no se puede demostrar...

Lo aplico al caso de la pedofilia, puesto que lo considero idéntico: se trata de lo que pasa dentro de tu cabeza, no cometes ningún crimen en sí, y tienes derecho a la privacidad y a que nadie se meta en tu mente.
Cuando el Estado se mete en tus pensamientos, mal :-(

[1] Solo encuentro fuente en inglés: en.wikipedia.org/wiki/Thoughtcrime

menéame