EDICIóN GENERAL

El gran miedo de PP y PSOE (y el vídeo que lo refleja)

Yo el otro día fui a ayudarle con los estudios a un hombre en paro que tiene que alimentar a una familia. Por casualidad mencioné el nombre de Pablo Iglesias. Eso pareció enloquecer de pura rabia a mi amigo, se le saltaban las babas, estaba todo colorado, con los tendones del cuello en máxima tensión. La verdad es que me asusté un poco por si me atacaba. Hay que tener cuidado en España con ciertos temas porque uno se puede llevar sorpresas.

menéame