edición general

Grandes y desconocidas diferencias en los efectos de los medicamentos en hombres y mujeres

#10 Hay muchas feministas que no persiguen que hombres y mujeres hagan las mismas cosas, sino que la valoración de lo que hacen las mujeres y la valoración de lo que hacen los hombres sea la misma. Vamos, que no por quedarte en casa cuidando de los niños -seas hombre o mujer- tengas un status inferior. No importa tanto quién haga qué, sino que todos sean reconocidos y no infravalorados. Y desde esa óptica sí que podemos hablar de patriarcado, más allá de las diferencias biológicas: no es sólo que hombres y mujeres hagan cosas diferentes, es que las labores que típicamente se asocian a lo femenino tienen una valoración muy inferior a las masculinas.

Volviendo a la noticia: yo añadiría que no solamente es preocupante la falta de investigación sobre los efectos secundarios de estos fármacos, sino la alegría con la que los médicos los recetan, sin darle al paciente la información pertinente que debería tener para poder valorar por sí mismo si quiere tomarlos o no. Vale, para eso está el prospecto, pero dependiendo para quién puede ser bastante complejo entender cuáles son los efectos secundarios y riesgos a los que te expones al tomar determinada medicación. Por ejemplo, la heparina (anticoagulante). Hoy en día, aunque seas joven y atlético, como te tengan que poner un vendaje compresivo en un pie te dicen automáticamente que te pinches heparina todos los días. Eso a mí me parece una burrada: ¿cuáles son las probabilidades de que alguien de veinte años, que aunque tenga el pie vendado lo puede mover un poco y no va a hacer reposo absoluto, acabe teniendo un trombo? Estadística en mano, ¿son realmente superiores las probabilidades que hay de trombo, o que te hagas un corte o tengas un accidente y pierdas muchísima sangre por el anticoagulante?

Dos debates me parece a mí que deberían surgir aquí: la tendencia de los médicos de recetar mil cosas "para curarse en salud" (ellos, ante un posible puro, no el paciente) y el poder de las farmacéuticas (tanto en su influencia en las decisiones de los médicos de qué recetar, como en el tipo de ensayos farmacológicos que hacen).

menéame