EDICIóN GENERAL

Sobre el imposible y absurdo “derecho al olvido”

#1: el olvido NO ES un derecho. Ese concepto no existe. El olvido sucede cuando alguien olvida, que es un proceso fisiológico al que, por definición, no se puede obligar a nadie. Yo no voy a olvidar porque otro me lo pida; es más, lo normal es que si me lo pide, refuerce mi recuerdo. El olvido es algo que se basa en que la información que se pretende que sea olvidada, 1. desaparezca de donde estaba, y 2. no sea evocada de otras maneras. Por tanto, la primera cuestión es que desaparezca de donde estaba, si es que esto es posible. Por el momento, como sociedad, hemos considerado que si algo estaba publicado, había sido hecho público, ya no podía desaparecer, no se podía "despublicar", porque a nadie le parece normal andar arrancando páginas de los periódicos en las hemerotecas. Pero incluso si esto se convirtiese en una obsesión, se podría pedir a los medios que recibiesen y atendiesen peticiones para poner esas páginas en un repositorio al margen de los buscadores. Técnicamente es sencillo. Lo que de ninguna manera se puede hacer es condicionar el trabajo y la excelencia técnica de un buscador, cuya función es ni más ni menos que BUSCAR. Pero te puedo asegurar que el derecho al olvido NO EXISTE, aunque a todos nos suene intuitivamente bien eso de dar a un botón y que se olviden ciertas cosas. Pero no, no existe. Es una patraña inventada, una demagogia y una estupidez. Y lamentaremos mucho como sociedad que semejante estupidez se ponga en marcha, ya lo verás.

menéame