EDICIóN GENERAL

Ingenieras demasiado atractivas para ser de verdad

#11 Caso idéntico en la Universidad de Oviedo. ¿Alguna explicación?
#11 #61 Pues porque mientras a los niños se les regalan juegos de construcción, tractores, grúas, naves espaciales y todo tipo de vehículos y herramientas, a las niñas se les regalan muñecas y cocinitas.

Luego nos extrañamos de que, al crecer, a las niñas les interesa menos la ingeniería. Normal, si las llevamos condicionando casi desde que nacen.
#83 puede ser. Mi hija de tres años tiene muñecas y juegos de construcción (aunque jugar a construcciones en España no está de moda :-) pero las influencias externas (tele, otros niños) tiran todavía hacia el lado contrario
#83 lo que dicen los compis, es que el simple hecho de cambiar de nombre, con un programa similar, si no igual, ha echado para atrás a mujeres que antes les interesaba.

por otro lado, creo yo que si a una persona le pones a jugar con muñecas (o camiones) y no le interesan, ni las toca independientemente de su sexo.

es curioso -lo he leído por aquí, en meneame- que en los llamados países nórdicos, el dorado de la igualdad entre sexos, en las carreras técnicas hay menos mujeres que en España, y en las carreras tradicionalmente femeninas, hay aún menos que en España.

¿que cosas, no?

un saludo.
#89 La explicación sigue siendo la de #83 Esas mujeres no estaban ahí por vocación, sino por otras cosas.

Yo en ingeniería he visto de todo, desde la que va a "cazar" marido :palm: (y no hablo de hace cincuenta años, hablo de estudiantes de ahora), el que estudia ingeniería porque es muy inteligente y tiene que estudiar algo de inteligentes (y por tanto tampoco iría a una licenciatura porque no es ingeniería), el que estudia ingeniería porque es lo que tiene salidas y no lo que le gusta,...

El cambio de ingeniería a licenciatura se come a todos ellos. Sólo quedan los que van por vocación. Que, como bien apunta #83, tiene un porcentaje menor de mujeres.

Ahí tienes la explicación.

Que, en mi experiencia, coincido totalmente con #83. De pequeña tenía dos tipos de amigas: las que les gustaban las cosas técnicas y las que no (o sea, las que acabaron estudiando cosas técnicas y las que no). Curiosamente las que les gustaban las cosas técnicas, todas tenían juguetes técnicos desmontables. Las otras no. ¿Serendipia? Noooo...

menéame