EDICIóN GENERAL

Desplome del precio del suelo.

Está claro que todo el mundo quiere que el precio de la vivienda baje, que no el precio del suelo, porque si el precio del suelo baja o se desploma, los que se van a forrar van a ser los ayuntamientos, los constructores y los promotores, ya que por un precio más bajo de suelo, podrán vender casas a un precio de mercado, es decir, más beneficios para ellos.

También está la contraposición del buscador y el comprador de vivienda. El buscador quiere encontrar una casa donde vivir, lo más barata posible, pero el comprador (de hecho) quiere que su vivienda se vaya revalorizando cada vez más para, en el momento de venderla, sacar el mayor beneficio.

Una pena que nuestros gobiernos no hayan sabido manejar este asunto con más diligencia.

menéame