EDICIóN GENERAL

El Frankfurter Allgemeine se lamenta de que en España «no dimita ni Dios»

Y mi señora abuela también.
Y yo
Y una hartá de españoles.
Pero, como no somos alemanes, nos aguantamos.

menéame