EDICIóN GENERAL

El Frankfurter Allgemeine se lamenta de que en España «no dimita ni Dios»

El problema es que su imagen no va al infierno. Lejos de ese lugar, acaban siendo reelegidos con mayoría absoluta o en un puesto de director general, consejero o vicepresidencia. Adoramos a los corruptos, nos encantan sus mentiras y ese embriagador aroma a "por si nos cae algo".

menéame