EDICIóN GENERAL

Te debo dos céntimos...

Las hojas de reclamaciones son un marrón para la empresa y para el empleado. No dejéis de ponerlas, de verdad.

menéame