EDICIóN GENERAL

Te debo dos céntimos...

Mi abuela Pilar, hace más de 30 años, cuando el frutero dijo que sólo sobraba una peseta: Pues por una peseta no me dejan entrar en el Metro.

menéame