EDICIóN GENERAL

“El Vaticano siempre ha sido una empresa de negocios, lo de la religión es secundario”

El problema es que los paises, al menos España, no la trata como a una empresa más; la trata como a una empresa pública, siendo una entidad privada.

menéame