Cuando suecos y noruegos rompieron el poder del 1%

#11   Esto demuestra que cuanto más pacífico sea un movimiento más gente se unirá a él y más fuerza tendrá. Por eso ciertos médios intentan criminalizar a cualquier movimiento ciudadano, porque saben que así dividirán a la población.

Hay otras alternativas a la violencia. Por ejemplo, Gene Sharp propone muchas ideas de cómo hacer una revolución pacífica. Aquí está enlazado el documental "Cómo empezar una revolución", el libro "De la dictadura a la democracia" y algún material más:

www.sindinero.org/blog/archives/5258

P.D: no creo, como dicen algunos, que detrás de todo esto esté la CIA, cuando gente tan poco sospechosa como Chomsky, Zinn y muchos más lo apoyan:

observatoriocriticodesdecuba.wordpress.com/2011/01/20/izquierda-no-vio

Si los ciudadanos utilizásemos la violencia contra el gobierno, tendríamos todas las de perder. ¿Cómo nos vamos a enfrentar a una metralladora, a una granada, a un tanque, a un helicóptero, a un caza, a un misil,... a un ejército?

Nuestras "armas" deben ser otras: difundir la verdad.
votos: 13    karma: 140
 *   albertiño12 albertiño12
#66   #11 Lo estaba esperando. Un documental sobre un grupo yankee dando lecciones al resto del mundo sobre cómo alcanzar la "democracia" en regímenes "dictatoriales" mediante la no-violencia y buenas palabras.

Qué casualidad, los únicos ejemplos que se ofrecen son las llamadas "revoluciones de colores" en Europa oriental, todas ellas lideradas por una oposición proyankee y antirusa frente a gobiernos prorrusos y antiOTAN. Es decir: luchas por el poder y conflictos geoestratégicos que están completamente al margen de causas tan puras como la democracia o las conquistas sociales.

Aún nadie me ha ofrecido un claro ejemplo en la historia de un país en el que un movimiento, se acual fuera su carácter, se hiciera con el poder político sin el uso de la violencia o la amenaza de ella. La India no me vale. El movimiento por los derechos civiles en EEUU tampoco.

Aparte de que la película Ådalen 31 al que se refiere el artículo nos muestra que los métodos de los piquetes de aquella época no eran tan pacíficos y "noviolentos" como inicialmente se plantea, se está obviando que en ese momento los países escandinavos están pared con pared de la Unión Soviética de Stalin, padrino de una Internacional Comunista bien financiada en rublos y con un ejército rojo que podría plantarse en Oslo en pocas horas.

Está más o menos aceptado que el estado del bienestar impulsado por los gobiernos socialdemócratas en Europa occidental en gran medida fueron una consecuencia de la amenaza soviética.
votos: 0    karma: 12
#70   #66 ¿Te has leído el artículo que enlazo?

Te lo vuelvo a poner: observatoriocriticodesdecuba.wordpress.com/2011/01/20/izquierda-no-vio
votos: 0    karma: 19
#72   #70 Lo acabo de leer.

Cuando pueda, quizás esta noche, veré de qué va el docu "EEUU: La conquista del Este". Quizás sea un zurullo panfletario o quizás contenga información de calidad.

También ví hace tiempo el documental que enlazas, en el cual el coronel jubilado Bob Helvey dice literalmente en el 14:05 "fui a Budapest a petición del Instituto Nacional Republicano".

¿La siguiente oración no contiene una afirmación que se contradice a sí misma?

"Aparte de un par de donaciones de entrega única de National Endowment for Democracy e International Republican Institute (muy anteriores al inicio del mandato de la Administración Bush) en función de traducciones de algunos de los escritos teóricos del Dr. Sharp, la Albert Einstein Institution nunca recibió ningún dinero de ningún gobierno o entidad financiada por un gobierno."

Habían recibido esa pasta (¿Cuánta?), pero especifican, porsiaca, que fue mucho antes del inicio del mandato de Bush Jr. Ah bueno. Entonces nada. Es como si el Instituto de Estudios Marxistas Federico Engels, Langile Abertzaleen Batzordeak o la Assemblea Nacional Catalana-Moviment per la Independència hubieran recibido cada uno una donación de la FAES o de la Fundación IDEAS, pero antes de que Rajoy llegara al gobierno eh, no nos vayamos a montar paranoyas en la cabesa.
votos: 0    karma: 12
#83   #72 Para mí, que intelectuales de la talla de Howard Zinn o Noam Chomsky le respalden ya es toda una garantía.

Pero, supongamos que Gene Sharp es un agente de la CIA ¿Cuál sería el problema? Él lo único que ha hecho es escribir unos libros con ideas para derrocar gobiernos de forma no violenta. Esas ideas las puede poner en práctica la CIA pero ¿Por qué no las puede poner también en práctica el 15-M? Al fin y al cabo son sólo unas armas que las puede utilizar quien las ha fabricado o cualquiera que se adueñe de ellas. Y son ideas que en otros países han funcionado...
votos: 0    karma: 19
 *   albertiño12 albertiño12
#86   #83 Tal vez Zinn y Chomsky estén en lo correcto y la AEI no sea nada más que una organización modesta y honrada que ofrece sus materiales a todo aquel que se interese por ellos. Es cierto que el prestigio de ambos autores puede neutralizar la campaña que se inició contra la institución.

Siendo amables, Gene Sharp sería un activista honrado; siendo un poco cabrones, un tonto útil. Un activista de la no-violencia encantado de que siniestros organismos del gobierno paguen traducciones y ediciones de su manual, y que trabaja mano a mano con un militar retirado que es a su vez colaborador del Instituto Nacional Republicano. Es decir: tiene al Tío Sam metido en casa, y él se hace el sueco.

El documental de Canal+ "La conquista del este" muestra algunas cosas que "Cómo empezar una revolución" no dice. Jóvenes idealistas revolucionarios flipados con el American way of life, encantados con los millones de dólares que reciben en ayudas de un programa dirigido por el entonces senador John McCain. Funcionarios de la USAID y Freedom House destinados en esos países explican sin ningún rubor de qué va todo esto de las revoluciones de terciopelo: ya que ahora no podemos apoyar golpes militares (al menos no aquí), usamos a los jóvenes de ese país para sustituir un gobierno molestos por otro favorable a nuestros intereses. A lo mejor sale más caro, pero el resultado compensa. Punto.

Sobre la suposición de que independientemente de para quién trabaje Sharp, los métodos que propone pueden ser utilizados por cualquiera, igual sí o igual no. Si los ejemplos que se ofrecen son como los de Otpor en Serbia:

Para llevar con éxito una revolución de colorines en el Reino de España, necesitaríamos una superpotencia extranjera dispuesta a proporcionarnos recursos económicos y materiales inagotables: en el documental se habla de 60 millones de dólares durante el año de las elecciones ucranianas. Hay que pagar imprentas, cuñas de radio machaconas, camisetas, chapas, tiendas de campaña, medios de transporte,... Serviría de ayuda que dicho país tuviera una base militar gigante en nuestro territorio, con un arrendamiento vital para la maltrecha economía del país: en Kirguistan, EEUU pagaba 50 millones por su base militar allí.

Entonces, y a menos que el gobierno español, con toda la razón de su parte, encarcelara a los líderes del movimiento por trabajar al servicio de una potencia extranjera, digo entonces, a los mejor, podría ser...
votos: 0    karma: 12

menéame