EDICIóN GENERAL

Posada pide no juzgar a los diputados por «pequeñeces» como sus gastos

De verdad que deseo una revolución que termine con estos parásitos convertidos en técnicos de higiene urbana. O sea, de basureros. Que el resto de su vida la vivan trabajando, para variar y en una profesión que beneficie a la sociedad. Dadas sus aptitudes solo se me ocurre de basurero, barrendero o limpieza de lavabos públicos.

menéame