EDICIóN GENERAL

Manuel Martínez, el pastor cabraliego que subió tres veces en dos días el Naranjo de Bulnes

Hay que tener los cojones cuadrados para subir, pero para bajar a pelo... madre mía, que máquina!

menéame