EDICIóN GENERAL

Con la Iglesia topó la Justicia

Ser pedófilo católico y ladrón de dinero público en este país es un chiste penal.

menéame