EDICIóN GENERAL

El Listo: Ética

#9 Claro, porque los religiosos no delinquen nunca.
Los creyentes pecan y delinquen tanto o más que los no creyentes.

La religión no añade nada a la ley. Para el creyente, es una ley más. Si se va a saltar el "no matarás" de la ley del hombre la ley de su dios no le va a detener.

menéame