El chelín, el penique y la crisis de los medios

#5   #4 Tienes razón. Pero más que por la afinidad o no del meneante, es por destacar su autoría: entre tanto artículo mediocre que mandamos, a veces se pueden perder de vista artículos de blogueros de calidad. A mí los artículos de Javier Peláez me parecen interesantes siempre, aunque no siempre esté de acuerdo.

Como por ejemplo, en éste artículo. Tiene parte de razón (y la referencia a Sherlock es brillante). Pero no estoy seguro de que criticar masivamente a medios de comunicación como la Razón o Telecinco les proporcione peniques de ganancias. De hecho algunas de esas movilizaciones han conseguido quitarles anunciantes, que es el verdadero sustento de esos medios... movilizaciones que se han dado por existir previamente un caldo de cultivo de indignación social...
votos: 5    karma: 48
#7   #5 En realidad en esta ocasión no es una crítica a los medios, ni siquiera a los más criticables. Hoy me apetecía profundizar en esas crisis para darnos caña a nosotros mismos como público. Es un artículo sobre nuestra propia crisis como público. Somos poco objetivos, buscamos que nos den lo que (claro está) nos dan... el problema no está en los medios, en los periodistas, en las TV. El problema es nuestro, es nuestra crisis como espectadores que buscan lo que esos medios dan... como Lestrade, vamos a buscando eso y el aldeano, se hace el inocente, y simplemente nos lo da.

Un toque a esas frases de "Crisis de politicos" cuando en realidad es "crisis nuestra como votantes de esos políticos"... de "Crisis del periodismo o de la tele" cuando realmente es una crisis nuestra como público.

Marhuenda, Iker Jiménez, Intereconomía saben perfectamente que es lo que están haciendo, pero mientras haya Lestrades que les ofrezcan monedas, seguirán haciéndolo... la crisis está en nosotros que se las damos.
votos: 13    karma: 122
 *   Irreductible Irreductible
#9   #7 Discrepo respecto a meterlos a todos en el mismo saco. No son comparables los ínclitos Marhuenda, ABC, La razón e Intereconomía (los cuales pretenden crear opinión y dirigir a una parte del "electorado") con Iker Jiménez o Sálvame (que únicamente pretenden entretener: otra cosa es que el público tome las pareidolias de Iker como algo real; por mí parte, reconozco que me entretiene como ficción)
votos: 0    karma: 9
Dab Dab
#10   #9 En parte tienes razón, no están en el mismo saco. Sin embargo, sí que usan el mismo método (aunque para fines diferentes). Es el método del acertijo de Sherlock en el artículo: Le cuentan a sus lectores lo que éstos esperan. Unos usan ese método para que su lector politizado reafirme sus creencias políticas y otros lo usan para que sus espectadores ansiosos por misterios reafirmen sus creencias pseudocientíficas.

Realmente, ambos hacen lo mismo, aunque es cierto que para conseguir objetivos diferentes: Le dan a sus Lestrades de turno lo que han ido buscando, a pesar de que saben que lo que cuentan no es objetivo ni riguroso. Cogen el penique a sabiendas que vale menos que un chelín y dejan contentos a sus lectores.

Un saludo.
votos: 6    karma: 68
 *   Irreductible Irreductible
#11   #9 Pues yo sí que los meto a todos en el mismo saco: en el saco de "todo vale para ganar dinero en un medio de comunicación". Puedo hacer burdos fotomontajes, puedo pagar a los familiares de un asesino para humillarles publicamente, puedo crispar, mentir y manipular, puedo ciscarme en la ciencia y difundir supersticiones,... todo da igual con tal de llevármelo caliente...
votos: 2    karma: 26
#12   #7 Me ha gustado, gracias.
votos: 0    karma: 10
#14   Muy buen artículo, y con buena parte de razón. Las ganancias se deben a los anunciantes, y éstos se guiarán por la audiencia, independientemente de que ésta busque "circo" o calidad. Sin duda medios como Intereconomía persiguen aquello de "que se hable de mí, aunque sea mal". Seguro que están encantados cuando Wyoming pone fragmentos de sus emisiones o cuando en meneame hay noticias referentes a ellos que tienen cientos de meneos; aunque sean para ponerlos a caldo.

Sin embargo, no hay que olvidar que estos medios juegan, al igual que el tonto del pueblo, a un juego muy peligroso. Al público en seguida se le puede pasar el interés por una actitud que en su momento llama la atención, pero que a la larga puede ya cansar. Por ejemplo, yo ya ni siquiera miro las noticias que a veces salen en meneame criticando alguna portada de La Razón; antes me indignaba con ellas, pero como no me aportan nada y además son previsibles, paso. Y en cuanto a Intereconomía, ahí están sus pésimos resultados económicos. Incluso hay peligros como el que comenta #5: si te pasas de la raya, hoy en día la gente te puede montar hasta un boicot y dejarte sin anunciantes.
votos: 0    karma: 6

menéame