EDICIóN GENERAL

El nuevo aeropuerto de Berlín: una chapuza sin fin

Creo que todavía hay algún imbécil que se alegra de la desaparición de la RDA.

menéame