EDICIóN GENERAL

El manzanillo de la muerte, un árbol bajo el que no puedes echarte ni una siesta

Como toda euforbia, venenosa mortal o al menos extremadamente tóxica.

Es curioso cómo la evolución escoge distintos caminos para llegar al mismo destino. En este caso con las euforbias y las rosáceas, llegando en ambos casos a un árbol de porte y frutos similares (la forma y frutos del manzano).

menéame