EDICIóN GENERAL

«Las ideas no se me diluirán a golpes»

nos tratan como borregos, cuatro golpes y para casa, nada más

menéame