EDICIóN GENERAL

Discapacidad: si no puedes quejarte no existes

Y, más triste e indignate, tampoco les importas a los que te recortan.

menéame