EDICIóN GENERAL

La Caixa vendía en internet el piso del suicidio en Baracaldo

Que frialdad, la verdad es que me quedo helado viendo lo insolidario que puede llegar a ser el sistema, es una gran pena que alguien muera para que el banco, al que hemos rescatado con nuestro dinero, ahora le quita la casa, y como consecuencia se suicida. Cruel, muy cruel.

menéame