8 meneos
48 clics

Tortilla y salsa picante para llenar el estómago

52 millones de mexicanos viven en situación de pobreza o extrema pobreza. Tonchintlán, una pequeña comunidad indígena del estado de Hidalgo, es un ejemplo.La caja que llega a casa de Jacinto cada 15 días lleva una lata de atún, azúcar, jalapeños, medio litro de aceite de canola, frijoles, una bolsa de ‘corn flakes’, sal, sopa de lentejas, arroz y café. Forma parte del programa nacional de reparto de alimentos que reciben algunas familias mexicanas en situación de riesgo. En casa de Jacinto comen él, su esposa, sus ocho hijos y su nieto...
etiquetas: méxico
usuarios: 8   anónimos: 0   negativos: 0  
6comentarios mnm karma: 65
  1. #1   Pues no se lo lleva crudo el tal Jacinto ni nada :-(
    votos: 0    karma: 7
  2. #2   A veces me pregunto ( y si yerro por favor sáquenme de mi error los que conozcan la zona) si no hay mucho de ignorancia de como trabajar en esta pobreza. En el pueblo de mi madre tras la guerra la cosa estaba fea, pero a base de cultivar y tal no vivian mal. Si hay en el pueblo un buen carpintero y un buen cantero, y el cura o el profesor se lo curran un poco para organizar al personal y llevar los libros (o los vecinos entre ellos) no se tiene por que estar tan mal.

    En el pueblo de mi madre tenian cerdos, pero como no daban para comer toda la carne que necesitaban criaban "chinos" (cuis) porque con el conejo son animales que reproducen mucho y pueden comer hojas de acebo, hierba, y otras cosas que no pueden comer los humanos (lo que come una gallina lo puede comer un hombre) y como la leche de vaca es fuerte para los niños muy pequeños tenían una cabrita comunal para darle de comer a los más mas pequeños que se rotaba según nacían. Vale que Galicia es riquísima hasta en sus momentos mas miserables. Mi abuelo iba de furtivo al río (como tantos otros) y cazaba a lazo.

    Luego con el estierco de los animales fertilizaban las huertas para redondear la y plantaban maíz donde la tierra era lo bastante templada y patatas.

    Era una vida dura, pero salían adelante. Vale que mi abuelo tenía la suerte de ser el carpintero y nunca le faltó nada, pero el resto de los vecinos se apañaban bien así... al menos para comer.
    votos: 4    karma: 50
  3. #3   #2 La historia que cuentas es la visión idealizada de un urbanita sobre el campo. La realidad es que el campo no permite cubrir las necesidades básicas actuales, tampoco las de nuestros abuelos. Si así fuera, no habría habido migraciones masivas de Galicia a cualquier parte del mundo. Y eso hablando de zonas con mucha lluvia y minifundios. No te pongas a imaginar zonas áridas como La Mancha o partes de Andalucía donde las tierras son latifundios en manos de terratenientes. La gente no somos tonta, es que los poderes económicos y políticos nos están estafando.
    votos: 0    karma: 6
  4. #4   #2 Posiblemente haya factores que no estás considerando porque parece muy logico lo que dices, si hay tierra para cultivar, ¿Por qué hay hambre?. No sé si en esa zona en concreto, pero el año pasado hubo sequía en muchas regiones y la cosecha fue malísima. De hecho hubo un llamamiento en Mexico para donar comida. Podría ser la razón.
    En cualquier caso, como dice el articulo, en Mexico hambre no hay, pero la calidad de la alimentación es pésima en poblaciones empobrecidas. Cuando se organizan consiguen hacer diferentes cultivos y por lo tanto tienen diferentes recursos alimenticios. El problema es que muchas veces las mafias que operan en Mexico no quieren a nadie organizado. En Michoacán el año pasado la mafia que controlaba los recursos forestales estaba en guerra con los nativos locales que trataban de defender sus recursos. Cuando no es la madera puede ser el agua, la minería o vete tu a saber.
    Evidentemente, la ignorancia no ayuda a solucionar las cosas.
    votos: 2    karma: 28
  5. #5   sin que me tacheis de nazi, ¿Por qué 8 hijos? Si yo tuviese 7 hermanos, tal como estan las cosas, tendriamos más hambre que ellos. ¿Que están en su derecho? Claro! Pero las consecuencias luego..
    votos: 0    karma: 6
  6. #6   #3 urbanita soy, la historia que cuento es la que me conto mi madre. No es que en los pueblos no fueran pobres como ratas, pero les faltaban sobre todo cosas que no podian hacer ellos como ropa, azucar, cafe o tabaco (mi abuelo lo cultuvana en la huerto). La emigracion gallega cuando el motivo era la verdadera malnutricion era causada mas bien porque no todo el mundo tenia tierras para repartir a todos sus hijos, eso no parece asi en ese lugar tan apartado.

    Y nada les impide criar unos cuis por ejemplo para darles de comer deshechos del bosque y no pillar pelagra. Puedo ser un urbanita, pero soy un urbanita que entiende de dietas, plantas y animales, que para algo he tenido la suerte de estudiar y aprender tambien de mi pueblo y mi familia, aunque viva en la ciudad. De hecho ACH tiene un proyecto basado en la introduccion del cui en zonas rurales atrasadas para mejorar su dieta.
    votos: 0    karma: 7
comentarios cerrados

menéame