8 meneos
54 clics

Petróleo de esquisto, el nuevo fenómeno energético

Los campos de petróleo y gas de esquisto en la zona de Vaca Muerta, en Argentina, explicarían la decisión del gobierno de expropiar YPF. A esto se suma el debate ecológico. Según los críticos, la perforación hidráulica puede contaminar las aguas e intensificar el riesgo de movimientos sísmicos. La extracción de petróleo de esquisto es mucho más cara que la del crudo convencional y se caracteriza por una caída muy rápida e inmediata. Mantener una producción elevada implica perforar constantemente nuevos pozos. Relacionada: menea.me/11vnm
etiquetas: estados unidos, petróleo, esquisto, revolución, energética, contaminación
usuarios: 7   anónimos: 1   negativos: 0  
3comentarios mnm karma: 72
  1. #1   La extracción de gas de esquisto se hace por el método llamado "fractura hidráulica" o fracking. Se inyecta agua a presión con aditivos químicos entre los que se encuentran benzenos, xilenos ó cianuros, hasta llegar a unas 500 sustancias químicas.
    votos: 3    karma: 50
  2. #2   No lo veo ni medio claro.

    Se obtiene petróleo, pero como se gasta una enorme cantidad de energía en sacarlo, el balance energético es una mierda.

    Por no hablar ya de temas medioambientales, claro..
    votos: 1    karma: 23
  3. #3   El artículo repite varias veces que cambiará el "panorama geopolítico" para vender la idea de que las reservas son enormes. Es necesario crear unas expectativas muy grandes para dividir a la opinión pública y vencer la resistencia inicial. Pero esta supuesta abundancia pronto se desenmascara, (ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/24/paisvasco/1340556384_309630.html).

    Las petroleras crean empresas instrumentales para que no les afecte el "pasivo medioambiental" que genera esta actividad. Al abrigo de esta impunidad se comenten verdaderos genocidios que no oiremos en las noticias del telediario:
    fracturahidraulicano.info/noticia/extraccion-gas-acorrala-a-indigenas.
    votos: 0    karma: 9
     *   ibaed ibaed
comentarios cerrados

menéame