369 meneos
3190 clics

Los padres mienten a sus hijos… mucho y en todo el mundo

Según un estudio en el que participaron más de 2.000 familias, más del 90% de los padres del Reino Unido utilizan la mentira como herramienta para conseguir que se comporten de determinada manera. Desde las más tradicionales como el ratoncito Pérez (el hada de los dientes en el mundo anglosajón) o Santa Claus, hasta las más imaginativas y novedosas como cómete las verduras y harás feliz a la princesa que vive en tu barriguita, un padre promedio británico cuenta a su hijo más de 3.000 mentiras piadosas durante su niñez.
etiquetas: padres, niños, mentiras, educación, reyes magos
usuarios: 161   anónimos: 208   negativos: 2  
96comentarios mnm karma: 470
  1. #1   yo también participo mintiéndole a mi sobrino, y no lo veo mal ya que así matas 2 pájaros de un tiro: consigues que se porte bien y le das un mundo imaginario mucho mejor que el real.
    votos: 10    karma: 43
  2. #5   #1

    Eso, y luego favorecemos que de mayores sigan viviendo en mundos imaginarios.
    Y además nos quejamos cuando vemos que la gente pasa de razonar y se queda con la primera tontería que le dicen, como a la hora de las elecciones.

    Hay que saber educar razonando, al menos siempre que sea posible.
    votos: 58    karma: 509
  3. #10   Las mentiras son generadas por los ciudadanos que son de derechas y que votan a la derecha. De ahí nacen las mentiras, de los que tienen mentalidad de derechas. El resto es todo historia...
    votos: 12    karma: -68
  4. #3   Dios me libre de una sociedad en la que todos fuésemos sinceros todo el tiempo.
    votos: 12    karma: 91
  5. #7   En la educación no valen los sermones, sino el ejemplo. Aprendemos por imitación. Mentir a los niños hace adultos mentirosos.
    votos: 30    karma: 289
  6. #21   #10 A las casas de los niños de izquierdas no llegan los reyes ni santa claus?
    votos: 1    karma: 16
  7. #32   #5 Con todos los respetos, si te pones a darle el coñazo a un niño sobre lo buenas que son las frutas y las verduras por las vitaminas que tienen, por la fibra que aportan y, en definitiva, por lo nutritivas y sanas que son el niño se te ha dormido a la mitad de la explicación. Porque a ti te parece que lo estás explicando a un nivel muy elemental, casi for dummies, eso da igual, porque el problema es que no le interesa. He trabajado un rato con niños y, o conviertes cada cosa que les disguste en algo divertido/emocionante/fantástico o ya les puedes ir metiendo el brecol por via intravenosa o te lo comes tú. Al final les dices que son los árboles del pequeño señor de los bosques y entonces, te prestan atención.

    Como todo, los extremos son perniciosos, así como un mentiroso compulsivo es una persona insoportable, a un bebedor de veritaserum tampoco se le puede aguantar. Unos padres que no le dicen nunca la verdad a su hijo tendrán tanto éxito educandolo como unos que solo le dicen la verdad.
    Me parece que llevas el argumento hasta el extremo y cometes una falacia lógica al afirmar que mentir a los niños hace que luego no quieran razonar para votar en las elecciones. es.wikipedia.org/wiki/Cum_hoc,_ergo_propter_hoc "Como hay adultos que no razonan y hay adultos que mienten a los niños, entonces las mentiras hacen que los niños al crecer sean adultos que no razonan y mientes a los niños".

    Las ventajas de los juegos y del uso de la imaginación están científicamente probadas en numerosos estudios y todos los expertos lo dicen. Si consiguieramos tener un adulto en miniatura, que no armara jaleo, que se comiera la verdura y que no creyera que tres andaluces viejunos le traen regalos cada 5 de Enero mientras duerme, sería una pena de niño y dudaría de su desarrollo futuro.
    El bagage de mentirijillas que tiene un niño en su cabeza le permite, en mi opinión, ser más feliz y desarrollarse mejor en un tiempo donde eso es lo importante, y no que sepa distinguir entre un hecho científico y una magufada, ya que con 5-6-7 años no va a saber porque una Powerbalance no funciona, por mucho que quieras explicarselo.
    Si el niño te pregunta si hay dragones y tú le dices que no tajantemente, pues no le permites creer en ellos, en mi opinión cohibes su fantasía que es parte de su desarrollo y, ¿para qué? ¿Importa de algo que un niño de 7 años crea que puede haber dragones en Ceilán aunque hace mucho tiempo que nadie los ha visto? De esas cosas se dará cuenta el sólo. Yo lo veo como un despertador: Es necesario si no puedes salir tu mismo del sueño cuando tienes que hacerlo, pero despertarse por uno mismo siempre es mejor. Qué no seas tú el que le diga en que creer sino él mismo, también le ayudará, pues comenzará a darle forma al mundo según su propio razonamiento.

    Como en todo, cada uno tiene su opinión en el asunto y como educaría a sus hijos. Yo solo puedo haber de mi caso personal cuando he tenido que cuidar de niños y creo que, a veces, los niños necesitan una mentira, o bien porque la realidad es demasiado dura o bien porque es demasiado aburrida.
    Ya habrá tiempo de padecerla en unos años.
    votos: 23    karma: 201
     *   Despero Despero
  8. #80   #54 Primero, me parece una falta de sentido responder a un comentario sin haberlo leido. Desde el momento en el que admites que no sabes de que estás hablando, ¿Cómo pretendes que alguien te tome en serio?
    Segundo, yo no pretendo decirle a nadie como educar a sus hijos, pero los niños SÍ son muy diferentes a nosotros, los adultos. Claro que un niño puede asumir la realidad si no le queda más remedio, por ejemplo, perdí a mi madre y no había forma de que me lo ocultaran. Era algo que tenía que asumir, sí o sí. Pero los casos de traumas más tratados por los expertos son los traumas infantiles. El cerebro, el mapa emocional y la racionalidad de un niño está en formación (y en un estado de formación muy temprano) y si se le somete a una prueba demasiado dura, obviamente saldrá adelante pues no le queda otra, pero el coste será una malformación en alguna de estas áreas, ya sea pequeña o grande.

    Trabajando un verano en la guardería que hay debajo de mi casa me quedé encerrado con 5 niños en el ascensor. Les expliqué que llamando al botón amarillo la gente sabe que estamos encerrados porque sonaba una sirena y que vendrían a sacarnos en un momento y nos pusimos a jugar a un juego, para relajarlos y hacerles olvidar una situación tan estresante. Los adultos hacemos lo mismo, ¿O te crees que no intentamos distraernos cuando estamos en una situación muy estresante sobre la cuál no tenemos control?
    También podía haberles explicado que el ascensor podría soltarse, ya que era un poco viejo y que de la caida de 7 pisos de altura no ibamos a sobrevivir ninguno, pero ¿De qué serviría? ¿Para tener a 5 niños llorando, gritando y sufriendo por algo qué, de todas formas, no pueden evitar? ¿Para crearles un trauma y que no vuelvan a subir a un ascensor en su vida a pesar de que las muertes en ascensores son algo casi anecdótico con la tecnología moderna (y es que muere más gente por las escaleras que por los ascensores)?

    Pero bueno, tú puedes educar a tus hijos como buenamente quieras. Total los niños soldado están perfectamente, no es que pierdan la cabeza a los 12 años porque no pueden soportar el mundo como lo soporta un adulto que ya tiene su existencia más establecida. Excepto por los años de terapia sólo para paliar los efectos más graves de aquellos que son rescatados del frente, están perfectamente. Son un gran ejemplo que refuerza tu teoría.

    El problema de este mundo son los padres que, o bien tratas sus hijos pequeños como adultos o bien los tratan como si tuvieran algún tipo de retraso mental severo. Los expertos dicen que ninguno de estos métodos es el óptimo, pero bueno que sabrán los expertos en comparación con alguien que se vanagloria de responder sin leer. Y luego nos quejaremos de cosas como porque nuestro sistema educativo es tan malo respecto a los demás, cuando la gente quiere que se eduque mejor a los niños pero no se molesta en leer a expertos que saben del tema para ver que opinan.
    votos: 0    karma: 7
  9. #90   #80 Estoy de acuerdo en que se trata de un problema de extremos, pero me da que en el resto de tu comentario es precisamente lo que haces. Seguro, si yo me quedo con alguien atrapado en un ascensor, lo primero que se me ocurre es contarle que el ascensor se va a caer. Y si alguien me lo dice, no me lo creo, no veo porque ponerme en el peor de los casos remotamente posibles, los ascensores no se caen así como así.

    Segundo, claro, porque comparar niños soldado con contarle o no a un niño alguna mentira, es de lo más equilibrado.

    PS: No creo que sea absolutamente necesario mentirle a un niño. Muchas veces se pueden dar verdades simplificadas, o simplemente incompletas, a medida que crezca lo puedes ampliar más. Tampoco digo que sea malo mentirle, pero definitivamente no es necesario.
    votos: 0    karma: 6
     *   Arth Arth
comentarios cerrados

menéame