411 meneos
5245 clics

Logró volver a casa 25 años después gracias a Google Earth (ING)

En 1987, el entonces niño de cinco años Saroo Brierley abordó junto a su hermano un tren que los llevaría de vuelta a casa tras una ardua jornada pidiendo monedas por las calles de India. Pero, por el cansancio, los menores se quedaron dormidos y acabaron en otro punto del país. Tras ser adoptado por unos australianos ha pasado los últimos 10 años buscando en Internet alguna pista que le llevara a casa. Ahora, 25 años más tarde, finalmente logró encontrar su camino a casa gracias a Google Earth. Vía en español: goo.gl/vzDG6
etiquetas: google earth, saroo brierley, volver, casa, encontrar, camino
usuarios: 200   anónimos: 211   negativos: 0  
23comentarios mnm karma: 673
  1. #1   Yo había tenido borracheras de la hostia, pero esto ya es otro nivel.
    votos: 50    karma: 464
  2. #4   #1 como el gitano que le pregunta a un colega

    - entonces ¿ quedamos para nochevieja?
    - chacho , pero si estamos en marzo
    - uuuuuuuuyyyyyyyyyyyyyyyy :palm: como se va a poner mi mujer..........
    votos: 17    karma: 158
  3. #2   "Mantuve en mi cabeza las imágenes de la ciudad en la que crecí, las calles que solía pasear y las caras de mi familia. Guardé esos recuerdos". :-)
    votos: 8    karma: 87
     *   jm22381 jm22381
  4. #11   #8 Mira que eres mal pensado, ¿acaso nunca has dormido una moña en el coche por no conducir?
    votos: 5    karma: 65
  5. #8   #7 el alcohol te dejaba sordo? eso si, los reflejos a mil para conducir. :palm:
    votos: 6    karma: 58
     *   KernelPanic KernelPanic
  6. #3   Al leer lo del tren, me ha recordado a Slumdog Millonaire
    votos: 5    karma: 48
     *   kaidohmaru kaidohmaru
  7. #10   y no podían haber cogido el tren de nuevo al revés? :palm:
    votos: 5    karma: 45
  8. #6   Leyendo la fuente del citado meneo, me he alegrado por este reencuentro* y sobre todo por la madre biológica. La pobre no parece haber tenido muchas alegrías.
    *Bueno, también me hubiese alegrado con solo leer el titular.

    www.themercury.com.au/article/2012/03/10/308081_tasmania-news.html
    votos: 2    karma: 34
     *   elchampi elchampi
  9. #7   #1 Yo me puse una alarma Cobra en el coche, no por seguridad sino para
    encontrar el coche en los aparcamientos de las Carpas veraniegas cuando
    salía "doblao" xD xD
    votos: 5    karma: 33
  10. #13   Bonita historia. Triste pero al menos el ha tenido una oportunidad en la vida con la familia australiana que le adoptó.
    La pena su hermano que murió en las vías del tren el mismo día que se separaron hace 25 años.
    votos: 1    karma: 30
  11. #16   #4 Justo hoy ha entrado un gitano en la peluquería diciendo: Feliz Navidaaa! Porque es Navidà, no Jose? :palm:
    True story
    votos: 2    karma: 28
  12. #19   #17 go to #11
    votos: 1    karma: 23
  13. #14   Que buenos son estos del mundo today... oh wait
    votos: 1    karma: 19
  14. #12   Vaya bronca debió meterle su madre por llegar a esas horas.
    votos: 1    karma: 14
  15. #9   Google Earth no sólo sirve para ver alicates gigantes en el cielo después de todo...
    votos: 1    karma: 12
  16. #17   #7 Buen ejemplo; salir "doblao" para luego coger el coche.
    ¿Y te sientes tó orgulloso?
    votos: 0    karma: 6
  17. #18   Que historia más increíble y cuanta pena me da su madre biológica, perdió 2 hijos de un golpe.
    Por otro lado hay que darse cuenta de la gran oportunidad que le dio la vida el día que se perdió, de ser un niño mendigo de futuro incierto, a ser criado por una familia media que le envió a la universidad.
    votos: 0    karma: 6
  18. #20   #19 Sí, claro :-) :-)
    votos: 0    karma: 6
  19. #21   Se perdió y tubo una vida mejor que estar pidiendo en la calle. No creo que le haya salido tan mal la verdad.
    votos: 0    karma: 6
  20. #22   Es increíble que un niño se pueda perder así en la India. En España esto seria impensable.
    votos: 0    karma: 6
  21. #15   Claro, vio putas en el street view y..... xD
    votos: 2    karma: -10
    jrz jrz
comentarios cerrados

menéame