34 meneos
 
Aviso automático: Esta noticia tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

¿Mi libertad termina donde empieza la libertad de los demás?

"Es decir, si lo entiendo bien, que cuanto más reducida sea la libertad de los demás, mayor será la mía. Y además, que las libertades son incompatibles: una termina donde empieza la otra. Y, llevando esta frase al límite, yo sería la única persona libre si los demás perdieran ese privilegio..." Artículo mordaz contra la libertad del liberalismo, expuesto con sencillez.
etiquetas: libertad, liberalismo, ética
usuarios: 31   anónimos: 3   negativos: 9  
12comentarios mnm karma: 179
  1. #1   La libertad no es un pastel que se reparte y se acaba. La gente con sentido de estado no compite por tener más derechos y libertades que los demás sino, simplemente, porque se cumpla lo acordado. En mi opinión esa metáfora es simplista y erronea.
    votos: 7    karma: 81
     *   defrias defrias
  2. #2   "Es decir, si lo entiendo bien, que cuanto más reducida sea la libertad de los demás, mayor será la mía"

    Pues no lo entendiste...

    haber un ejercicio mental absurdo para que lo entienda:
    mi liberta es el conjuto de los numeros del [0,1....,500]
    jejeje

    Bueno la libertad de pachito es [500,,501...,1000]
    bueno en ese caso tenemos la misma libertad,
    ahora digamos que quiero cohartar la libertad de pacho.
    si la quiero cortar debo es cortarle del final
    [500, 501, 502]
    ahora Pachito es menos libre y no por ello yo soy más libre.
    verlo de otro modo es mover el limite equivocado, es ahogarse en la paranoía.

    Los que cortan ese limite inferior son los gobiernos, los psicopatas etc y ellos lo pueden cortar pero no por ello son más libres, es libertad que se pierde, pero no que otros se ganan :-(
    votos: 2    karma: 22
  3. #3   #2 exacto. yo no veo la libertad de los demás como el fin de la mia; si no como un espejo; pues teoricamente todos tenemos mismos derechos y obligaciones.
    votos: 1    karma: 22
  4. #4   Hacia tiempo que no leía algo tan retorcido, partir de una frase de Tomas de Aquino, reinterpretada Por Martin Luther King para atacar a Margaret Thatcher...
    votos: 1    karma: 19
  5. #5   "Tu libertad acaba donde empieza la de los demás". Ha distorsionado mucho el significado a su propio antojo.
    votos: 1    karma: 21
  6. #6   #2 ¿Me lo puedes traducir a peras y manzanas o en su defecto a números complejos o logaritmos neperianos? Los límites cerrados nunca los he entendido del todo bien, si fuera (0, 1, 2, ... 500) bien, pero [0, 1, 2, ... 500] siempre me ha parecido demasiado estricto en el tema de las prohibiciones... xD
    votos: 1    karma: 16
     *   kastromudarra kastromudarra
  7. #8   Un filósofo se gana la vida filosofando y escribiendo muchas palabras y frases y citando los libros que ha leído etc. Pero para mi la cosa está clara si yo tengo puesta la toalla en la playa sin meterme encima de los otros estoy ejerciendo mi libertad, si la pongo encima del vecino ahí no debo tener libertad para hacerlo ,si monto un negocio no tengo libertad para hundir a la competencia haciendo dumping.
    Pero en el sistema capitalista una cosa está implícita,dentro de una empresa no existe la democracia.Y menos cuando hay casi 5 millones de parados.
    votos: 0    karma: 6
  8. #9   La libertad siempre está en peligro, y para ejemplo este artículo. Cualquier excusa les vale a algunos para intentar coartar libertades.

    Vamos a ver, sencillamente se trata de la idea de libertad como no interferencia. Nadie debería de ver coartada su libertad en cualquier acto que no afecte a los demás. Es decir que si yo quiero rescarme la cabeza, ninguna ley debiera prohibirlo mientras eso no impida a otros una libertad semejante.

    Es bastante fácil. Y o lo entendemos mayoritariamente o acabaremos teniendo prohibido hasta rascarnos la cabeza porque al político de turno no le gusta.
    votos: 0    karma: 10
  9. #10   Algunos extractos del artículo para quienes -por lo que veo en algunos de los comentarios- no se lo han leído siquiera:

    Mi libertad termina donde empieza la libertad de los demás. Es decir, si lo entiendo bien, que cuanto más reducida sea la libertad de los demás, mayor será la mía. Y además, que las libertades son incompatibles: una termina donde empieza la otra. Y, llevando esta frase al límite, yo sería la única persona libre si los demás perdieran ese privilegio. No se trata de un mero juego verbal. La libertad del liberalismo –y sobre todo del neoliberalismo– es la que se describe en este mantra que se ha repetido hasta la saciedad suponiendo que expresa la esencia del respeto hacia los demás, cuando en realidad postula la más cruda competitividad.

    La libertad, tal como la concibe el liberalismo, es una propiedad del individuo aislado, una abstracta capacidad de autodeterminación que sólo reconoce como límite el encuentro con otras libertades igualmente abstractas. Y la consecuencia inevitable de esta manera de entenderla consiste en la competitividad: la vida social se concibe como una competencia entre libertades cuyos límites fluctúan según la capacidad de cada una de ellas.

    La opción entre individuo y sociedad es una falsa opción. Los hombres sólo pueden ser libres en la sociedad y la sociedad sólo puede ser libre asegurando la libertad de sus miembros. Y ello implica comprender que la libertad no es una de las posesiones de un individuo autosuficiente sino un modo de relación social, aquel en que se eliminan las relaciones de dominación.

    Todos –casi todos– somos liberales en la medida en que rechazamos cualquier injerencia estatal en nuestra vida privada, nuestras convicciones personales o en la manifestación pública de nuestras opiniones. Pero de ahí a sacralizar la competencia como criterio de organización social hay un largo trecho.
    votos: 0    karma: 10
  10. #11   Lo hemos leído. Burdas excusas para recortar libertades. Nadie ve la libertad como una "competición" excepto el autor. Y su confusión entre "liberalismo" (social) y "neoliberalismo" (económico) para equiparar al primero con el segundo, y con la excusa de los males del segundo, recortar el primero, es aún más chapucera.

    La libertad de la que habla el neoliberalismo es la "libertad" de las empresas, y la que habla el liberalismo es la libertad de los ciudadanos, por la libertad del ciudadno es legítimo limitar la libertad de empresa, pero por la libertad de "empresas" (que como "Estados", "Naciones", "sociedad", etc no son CIUDADANOS REALES) no se puede limitar la libertad del INDIVIDUO.

    Por supuesto que el "individuo aislado" es una abstracción...en nada comparable con la hiper-abstracción que supone el término "sociedad". Porque con individuos aislados, hay quien físicamente se ha topado, con "sociedades" todavía nadie.
    votos: 1    karma: 16
     *   charnego charnego
  11. #12   Bueno, yo no he leído lo que estás describiendo en el texto para nada. De hecho creo que vienes a decir lo mismo que dice él, con otras palabras. De hecho, en esencia lo que viene a decir es que todo el mundo tiene el mismo derecho a la libertad, y que el ser humano tiene que conjugar la individualidad con la sociabilidad. Que el darwinismo social no es una opción. Hay un párrafo en el que lo deja muy claro:

    El liberalismo naciente lo expresaba con más claridad: autores como Spencer o Graham Summer sostenían que el progreso social sólo podría desarrollarse al precio de no interferir en la lucha entre los miembros más fuertes y los más débiles de la sociedad, siguiendo el modelo de la evolución de las especies. Summer resumía así este darwinismo social: “Quede bien claro que no podemos salir de esta alternativa; libertad, de-
    sigualdad, supervivencia del más apto; no libertad, igualdad, supervivencia del menos apto. El primer término de la alternativa lleva a la sociedad hacia adelante y favorece a sus mejores miembros; el segundo lleva a la sociedad hacia atrás y favorece a sus peores miembros”. Es decir, la libertad es el trofeo que consiguen quienes triunfan en la lucha por la existencia y por tanto nunca puede ser patrimonio universal.
    votos: 1    karma: 17
comentarios cerrados

menéame