37 meneos
 

Expósito: El apellido de los niños huérfanos

Antiguamente, las casas de expósitos eran lo que hoy en día se conoce como orfanatos: ahí las madres o padres que no querían o no podían hacerse cargo de sus hijos, los dejaban anónimamente y sin tener que responder a ninguna pregunta. En muchos casos, esos niños recibían apellidos según el santo del día, aunque en otros casos acababan con el apellido que delataba su condición de huérfano: Expósito. Nota: El color de la página es atroz, es recomendable seleccionar el texto para poder leerlo bien.
etiquetas: expósito, huérfano, abandono, historia
usuarios: 34   anónimos: 3   negativos: 0  
12comentarios mnm karma: 312
  1. #1   El problema no es tanto el color, como que está diseñada para 640×480.
    votos: 3    karma: 42
  2. #2   Yo siempre había pensado que ese era el origen de otros apellidos... Iglesias, y nombres de ciudades. Pero de Expósito no tenía ni idea...
    votos: 1    karma: 24
  3. #4   En relación con esto, el apellido mas curiso es: Anteportamlatinam
    votos: 1    karma: 29
  4. #5   coñe, mi cuñado se apellida Exposito!!
    votos: 2    karma: 22
  5. #6   Pues en Madrid vuelve a haber "casas de expósitos"...
    votos: 0    karma: 6
  6. #7   #3 Así que se cambió el apellido.

    Puede que yo sea cabezota, pero nunca me cambiaría el apellido por los prejuícios estúpidos de mis suegros.
    votos: 1    karma: 26
  7. #9   Otro apellido originalmente usado en huérfanos es Castro. Obviamente, los castrados no podían tener hijos; era una forma de decir que el apellidado era huérfano.

    En catalán también hay un nombre/apellido, Deulofeu, que traducido al castellano sería Dioslohizo, para los huérfanos.
    votos: 0    karma: 8
  8. #10   Para leerlo bien sin tener que subrayar ni nada un copia y pega simple:

    EXPÓSITO

    Hoy no se emplea ya esta palabra, que ha sido sustituida por la de abandonado para referirse al recién nacido del que se ha deshecho la madre, porque ya no existen las casas de expósitos, una institución que resolvía el problema de la maternidad no deseada. La "exposición" de niños, llamada también exposición de parto, difería del "abandono" (menos civilizado, pero que buscaba también desprenderse del bebé sin causarle daño) en que estaba socialmente aceptada y regulada, hasta el punto de que en todas las ciudades importantes había una casa de expósitos; y en las muy populosas, la ley mandaba que hubiese en cada distrito una de estas casas con torno, para tener la mujer la libertad de depositar en él a su hijo sin ser vista por la persona (una monja) que lo recibía.

    Las casas de expósitos, los hospicios y las maternidades han sido sustituidas hoy por otro género de instituciones en que se descarta la ocultación de la identidad de la madre, porque ha dejado de ser una ignominia la libertad sexual de la mujer no casada, y en consecuencia su maternidad; aunque esta última y el embarazo que la precede no se llevan con el mismo desenfado.

    Expósito es una forma latina, palabra culta por tanto con la que se ha dado el mejor nombre posible a una realidad bastante dura. Este nombre lo inventaron y lo usaron ya los romanos con el significado que tiene en nuestra lengua. El verbo expono, exponere, expósui, expósitum significa "poner fuera", sacar. Las aplicaciones de este verbo son infinitas, y una de ellas fue la de dejar fuera de la casa (ex pósitus = puesto fuera) al recién nacido no deseado. Esta práctica de la exposición, del simple sacarlo fuera, fue practicada por todos los pueblos con intención de eutanasia, pero con la posibilidad de sobrevivir si a alguien le interesaba la criatura. En la india de los vedas fue muy común. La historia nos cuenta que en Grecia se llegaba más allá, yendo directamente al infanticidio. En Roma al paterfamilias, dueño absoluto de los hijos, el derecho le reconocía como un elemento más de la potestas patria el ius exponendi, es decir el derecho de sacar fuera de la casa, y dejarlo ahí para que se muera o para que alguien lo recoja, al hijo no deseado.

    La palabra y el concepto del abandono consentido de los hijos han perdurado en nuestra cultura hasta hace menos de medio siglo. El cristianismo le dio una forma más humana para los hijos abandonados, a los que recogió en los hospicios y en las casas de expósitos; y para las madres manteniendo su anonimato. Quedaron sin embargo profundas huellas de la crueldad en que estaba envuelto algo tan grave. La cuerda rompía, como siempre, por lo más flojo. Al no tener estos niños padres conocidos, se les ponían apellidos que delataban su condición de niños abandonados: el más cruel era el ponerles directamente Expósito de apellido. Todavía en 1921 la ley establecía en España que los expedientes para cambiarse el apellido de Expósito por cualquier otro, serían gratuitos. Entretanto se arbitraron otras fórmulas, como fue ponerles a estos niños como apellido el nombre del santo del día, y ya más adelante los apellidos que quisieran ponerles (elegidos arbitrariamente) los responsables del hospicio, que ejercían de tutores suyos.

    Mariano Arnal
    votos: 1    karma: 19
  9. #11   #9 he estado buscando pero no he encontrado nada sobre lo que dices. O se ha usado muy poco Castro como apellido de huérfanos, o es algún tipo de rumorología. www.pergaminovirtual.com.ar/apellidos/castro.html (y otras varias) lo sitúan en la provincia de Burgos.
    votos: 1    karma: 24
comentarios cerrados

menéame