14 meneos
145 clics

Estadísticas sobre los salarios mínimos

Este artículo ilustra la considerable variación entre los niveles de los salarios mínimos —establecidos mediante la normativa nacional o directamente por convenio intersectorial nacional— de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) y dentro de la zona del euro; también presenta una comparación con la situación en los Estados Unidos.... (Datos de agosto de 2011)
etiquetas: salarios minimos, estadisticas, poder adquisitivo
usuarios: 13   anónimos: 1   negativos: 0  
2comentarios mnm karma: 132
  1. #1   rumania y bulgaria que poquito cobran
    votos: 0    karma: 10
  2. #2   Todos entedemos que con un SMI de 100000€ al mes no trabajaría casi nadie (bueno sí, pero en negro). Todos entendemos que con esa cifra, no se crearán empleos que no puedan generar esa cantidad. Sin embargo, por alguna extraña razón, hay gente que se piensa que con 1000€ es diferente y va a elevar los salarios. Pues no. El SMI destruye todo empleo legal que no sea rentable por esa cifra, punto pelota. Condena a muchos a trabajar en negro y deteriora la economía, nada más.

    De la misma manera que un SMI de 100000€ al mes es absurdo, también lo es de 1000, de 500, o de 100. Lo único que hace es que la gente que está dispuesta a trabajar por menos lo haga en negro o no lo haga.

    Para acabar con los sueldos bajos hay que acabar con la necesidad de la gente de aceptar sueldos bajos, prohibir los sueldos bajos es cerrar los ojos. Nada más.

    Y a los que argumentan que X cantidad no da para vivir, sólo les diré que 0 da menos para vivir, así que es absurdo prohibirles trabajar, aunque sea para malvivir.

    Es más, algunos de los países más desarrollados del mundo ni siquiera tienen SMI.

    La única razón que se me ocurre para defenderlo, a parte de la ingenuidad, es el miedo a que los parados se integren por salarios bajos y tiren el sueldo de los que ya están ocupados. Es decir, una razón egoista.
    votos: 0    karma: 7
     *   Kherom Kherom
comentarios cerrados

menéame