1. Alecto @Samarkanda Hace 4 años yo tampoco sabía nada del carbón, o casi. Vivir aquí es sumergirse en una realidad paralela en que casi nada importa más. Nada, quizá, después de la hostia que cerró tres grandes plantas eolicas que empleaban a un tercio de la población que hoy está en paro de la comarca. Este es un lugar especial, y ahora parece en derribo. En toda la dura crisis las eolicas fueron el único golpe similar, y ya lo hundieron todo. Es como una segunda crisis, ésta invisible al resto del mundo.

    A veces os dejo pildoritas, enlaces de temas curiosos o interesantes que veo por ahí. Y esa peculiar realidad del carbón se cuela entre losmárgenes. Es inevitable. Vivo rodeada del peculiar drama de una región que vivió más de cien años de algo que se muere. Y que por corruptelas e ineptos no tienen más a qué agarrarse.
    votos: 10    karma: 105

menéame