Te debo dos céntimos...

  1. #146   Os voy a comentar una anécdota que me sucedió hace unos años en Burguer King.

    Eran las 10:45 de la noche y el restaurante de comida rápida cerraba a las 11. Yo iba a pedir desde el coche, y al no haber casi cola, me pareció una buena idea. Solo estaban dos coches en la fila.

    Al primero lo sirvieron rápidamente, tardaron unos 3 minutos.

    Al segundo se tiraron bastante rato para servirle, no se porqué, totál que cuando me tocó a mi pedir, eran todavía las 10:57, aunque realmente, yo llevava esperando en la cola desde menos cuarto.

    Cuando me toca pasar yo ya era el último coche que quedaba allí. Estoy delante del micrófono para pedir y me dice la chica, ya hemos cerrado, lo siento, y apagan las luces del exterior.

    Le digo, disculpa, llevo aquí esperando desde menos cuarto, y soy el siguiente, además ya no quedan más coches por atender excepto yo.

    Me dice, no te voy a atender, hemos cerrado.

    Le digo, espera, no vais a cerrar ahun porque voy a ponerte una hoja de reclamaciones.

    Una véz dentro del restaurante, les exijo la hoja, y es entonces cuando empiezan a mostrar algo de respeto. En este momento aparece la encargada del locál y me propone ponerme el menú que yo quiera completamente GRATIS. Para que luego digan que las hojas de reclamaciones no sirven de nada... acojonan más de lo que parece amigos.

    Obviamente, no acepté el ofrecimiento, más que nada por miedo a "Ingredientes sorpresa" y rellené la hoja de reclamaciones delante de ellos.

    Realmente, las hojas de reclamación carecen de validez si no presentas una copia en el ayuntamiento, cosa que no quise hacer, sin embargo, creo que no volverán a tratar así a un cliente en el futuro.
    votos: 2    karma: 21
  1. #149   #146 ¿Y por qué no la llevaste a la OMIC? Hay que hacerlo, ya que empleas el tiempo en rellenarla, llévala, no lo dejes pasar.
    votos: 1    karma: 16
comentarios cerrados

menéame