Que el departamento de ciencias de la universidad de málaga te envíe esto, no tiene precio

  1. #153   #2: Y no sólo es por eso. Hay gente que tiene miedo a la muerte o a la innecesidad o lo que sea. La fe es un potente calmante. Está científicamente demostrado que la fe bien utilizada sirve de ayuda (placebo); en las encuestas sobre felicidad, los creyentes resultan ser más felices. Desde momento y hora en que es algo que calma angustias y hace felices a la gente, es algo que va a tener ventas. Punto. No puedes parar un sentimiento con razones. Ahora habrá catorce o quince que me contestarán "yo no tengo miedo a la muerte" o "yo soy ateo y soy feliz". Pues vale. Pero la fe es un sentimiento. Como es un sentimiento, las razones van a hacer poco por erradicarlo.

    Es como fumar porros. ¿Tiene sentido lógico? No. ¿La gente los fuma? Sí. ¿Por qué? Porque ellos son libres de hacerlo y se lo pasan muy bien. Pues la fe hace más felices a ciertas personas, y a algunas les erradica mucha infelicidad. Mientras les dé un calorcito interno que les hace sentirse mejor, van a creer porque la gente, antes que ser razonable, quiere ser feliz. Es más, hay gente inteligentísima y razonable que es creyente (dos de las personas más inteligentes que conozco lo son). Los inteligentes te van a contestar "no tengo pruebas, creo que es esto porque lo siento". Lógicamente, pueden sentir lo que les dé la gana, siempre que si les toca vender anticonceptivos los vendan.

    Yo sólo espero que la religión organizada se vaya sustituyendo por creencias personales y a la carta. Los sentimientos de cada cual dan igual. Lo único que tienen que entender es que cualquier cosa en la que basen sus sentimientos no les da derecho a prohibir el aborto, o el matrimonio homosexual... o a poner bombas en los sitios. Lo preocupante no es que la gente crea... es que confunda sus sentimientos internos (que son muy respetables, como si yo me como el paquete de donettes entero estando a dieta... pues racional no es, pero ocurrir ocurre ;-P ) con las verdades absolutas y la ética universal.

    Más que acabar con la fe (que no se puede, mientras solucione angustias a la gente, olvidaos de que desaparezca), hay que minar la religión organizada. Mis creyentes preferidos son los que saben que lo suyo es personal e intransferible, se han leído evangelios, Dhamavatta y tantos otros libros, y han llegado a sus propias conclusiones. Porque no son fanáticos. Han pasado por el escepticismo, y como no les llenaba, han buscado otra cosa. Pero han pensado y han buscado, y cuando algo en sus corazoncitos ha hecho "clic", han dicho "esto".

    #4: A ver si te vas a meter en el coven wiccano y te vas a encontrar con que es una religión igualmente xD Pero al menos los wiccanos y los teurgos tienen la ventaja de que tienen que hacerse ellos mismos la componenda, no seguir órdenes de nadie y ser "sus propios sacerdotes". Que es un gran avance sobre la religión organizada, si se me permite mi opinión. Además, en las festividades wiccanas se come, y no poco. Y muchas de las enseñanzas son útiles, creas o no (pero vamos, eso lo tienen el budismo, el cristianismo, Platón, Marx y tantos y tantos otros, independientemente de que coincidas en el hecho místico).

    #152: De acuerdo en la comparativa con el alcohol. Aquí todo el mundo defiende la libertad de consumir drogas y coger el pedo, pero el creyente es tontolhabas. Una cosa es estar en contra del proselitismo en la escuela, o del dar por saco en el parlamento (que si Cardhu diera clases de whishky en el colegio o intentara impulsar leyes pro consumo, lo mismo nos rebotaríamos), y otra muy distinta lo que cada uno haga en su casa y con sus amiguitos. Si en las facultades hay club de rol, no veo por qué no puede haber pastoral. Es un "grupo de estudiantes con X en común". Lo que no puede haber es diseño inteligente en clase de ciencias. Pero club de cristianos, de wiccanos, de roleros o de jevimetaleros... siempre que los presupuestos se repartan igualmente...
    votos: 2    karma: 26
     *   Natsu Natsu
comentarios cerrados

menéame