El Supremo condena a Pedro J. Ramírez por decir que Garzón interrogaba «como un nazi»

  1. #4   #2 Fue la indemnización pedida por Garzón. Posiblemente fuese necesario especificar una cantidad y por eso pusiese esa cifra, para marcar que no pleiteaba por dinero.
    votos: 78    karma: 697
  1. #5   #4 Ah, ok ok. En ese caso no digo nada. ¿Siempre tiene que ser una cantidad económica? ¿Y si hubiera pedido una disculpa pública en portada y ocupando toda la página? :-)
    votos: 12    karma: 108
    1. #38   #5 Lo siento... se volverá a repetir :-)
      votos: 4    karma: 39
    2. #54   #5 En los procesos civiles siempre hay que fijar la cuantía del pleito. De la cuantía dependen bastantes cosas, por ejemplo el trámite que se sigue o las tasas judiciales. Esto no quiere decir que haya que reclamar siempre dinero, por ejemplo si yo reclamo que me des el coche que me vendiste y no me entregaste, la cuantía es el valor del coche. Algunos pleitos tienen una cuantía indeterminada, porque su valoración es muy difícil, pero a la hora de pagar tasas por ejemplo a estos juicios se les asigna una valoración bastante alta. Al no litigar por dinero sino sólo por la condena a la rectificación, Garzón podía haber fijado la cuantía como indeterminada, pero ha preferido hacer el gesto simbólico de fijarla en un euro.
      votos: 1    karma: 18
  2. #6   #2 Como dice #4, es simbólica; el objetivo de la demanda yo creo que era sobre todo: "El Mundo debe limitarse a publicar el encabezamiento y el fallo de la resolución en su edición impresa."

    No se la va a leer nadie, porque los lectores de El Mundo leerán el titular y pasarán olímpicamente de la resolución. Pero al menos Garzón se habrá quedado agusto.
    votos: 37    karma: 332
  3. #19   #4 Yo le hubiese pedido billetes hasta dejar El Mundo en quiebra. Y luego que lo rescaten con dinero público.
    votos: 1    karma: 16
     *   Razorworks Razorworks
  4. #20   #4 Yo le hubiera sacado unos buenos cuartos para donarlo a una ONG.
    votos: 3    karma: 42
comentarios cerrados

menéame