Tres maneras sofisticadas de librarse de los trolls

  1. #44   O bien:

    “No alimentes al Troll”.

    Algunos ejemplos de comportamiento Troll

    Son los que envían mensajes fuera de tema , irrelevantes para los usuarios interesados en el foro en cuestión: «¿Puede ayudarme alguien a hacer una página web?» «Perdona, esto es un foro de música». Esto también puede hacerse a la mitad de una discusión ya existente en un intento por secuestrarla, o al menos cambiar el tema de discusión.

    Vuelven a iniciar una antigua discusión o reciclar un tema anterior (bump) muy controvertido, particularmente en comunidades en línea pequeñas, en distintos hilos de conversación.

    El troll busca dominar la discusión provocando enfados, y efectivamente secuestrando el tema de conversación.

    Buscan incitar tantas respuestas como sea posible y absorber una cantidad desproporcionada del total de atención colectiva.

    Carecen de cualquier relación o conocimiento actual con el tema discutido, pero siguen escribiendo continuamente opiniones como «expertos».

    Ponen mensajes que contienen algún fallo o error obvio — «Creo que Mar adentro es la mejor película de Santiago Segura».

    Escriben intencionadamente un argumento escandaloso deliberadamente construido en torno a un fallo o error fundamental, pero embrollado. Con frecuencia el autor se pondrá a la defensiva cuando el argumento sea refutado, pero muchos pueden, sin embargo, continuar el hilo usando más argumentos erróneos, lo que se conoce como «alimentar» el troll.

    Escriben contenido obviamente reñido con los intereses (declarados o implícitos) del grupo o foro.

    Piden ayuda para una tarea o problema inverosímil.

    Hacen preguntas intencionadamente ingenuas.

    Ponen mensajes que contienen referencias alusivas al propio estatus — «Evian es agua embotellada para pobres. Prefiero la Dasani importada de Italia».

    El troll entra a menudo en un foro usando varias identidades diferentes. A medida que los comentarios provocativos de una identidad atrae respuestas cada vez más críticas de otros miembros del foro, el troll interviene en la discusión usando una segunda identidad para apoyar a la primera. Alternativamente, el troll puede usar esta segunda identidad para criticar a la primera y ganar así credibilidad o estima en el foro.

    El troll realiza envíos cruzados (crossposting), un método popular en internet: un mismo mensaje puede ser discutido simultáneamente en varios hilos no relacionados e incluso opuestos, lo que probablemente termine en una «guerra de llamaradas» (flamewar).

    Los «trolls» desafian el discurso dominante en un intento de romper el statu quo de pensamiento grupal: el sistema de creencias que prevalece en su ausencia.

    Algunas personas se comportan como trolls para expresar su hostilidad hacia un grupo o punto de vista determinado.

    Los trolls y sus defensores sugieren que su comportamiento es una forma inteligente de mejorar la discusión.

    Hacer perder el tiempo a los demás: Uno de los aspectos más importantes en la actividad de un troll es la idea de que empleando un solo minuto en escribir un mensaje adecuado se logra que muchas otras personas pierdan varios minutos de su tiempo, provocando un efecto cascada. La mayoría de los trolls disfrutan con la idea de que pueden desperdiciar el tiempo de los demás con comparativamente poco esfuerzo por su parte.

    El troll supera sentimientos de inferioridad o impotencia mediante la experiencia de controlar un entorno.

    Soluciones y alternativas

    En general, la sabiduría popular aconseja a los usuarios evitar alimentar a los trolls, e ignorar las tentaciones de responder.

    Contestar a un troll lleva la discusión inevitablemente fuera del tema, para consternación de los espectadores, y proporciona al troll la ansiada atención.

    Cuando los cazadores de trolls se abalanzan sobre ellos, los indiferentes responden con ‘Has picado. Has perdido. Que tengas un buen día.’.

    Sin embargo, dado que los cazadores de trolls (como éstos) son con frecuencia buscadores de conflictos por sí mismos, quien pierde no es el bando del cazador, sino más bien el resto de usuarios de foro que habrían preferido que el conflicto ni siquiera hubiera surgido.

    Etiquetar de trolls a los participantes en discusiones en Internet puede perpetuar los comportamientos indeseables.

    Los trolls son excitados por los cazadores y frustrados por los indiferentes. Enfrentarse a los trolls termina en «guerras de llamaradas» (flamewars).

    Los trolls frustrados por la estrategia de los indiferentes pueden abandonar el foro (y seguir comportándose igual en otro sitio, o convertirse en usuarios constructivos).

    Toda la información y muy completa aquí:
    es.wikipedia.org/wiki/Troll_(Internet)
    votos: 8    karma: -20
  1. #46   #44 Esto no es tu puto blog... escribe en otro sitio!
    votos: 5    karma: -48
comentarios cerrados

menéame