Un policía nacional salva a una mujer que cayó desmayada al andén del metro en Madrid

  1. #15   #12 Pero es muchísimo más complicado. E incluso aunque te pille la barrera por descuido del maquinista o imprudencia de la gente, la puerta no te mata. Como mucho te da el susto y un buen moratón. No tienen tanta fuerza como para eso y el sistema de alarma de la puerta hace que el tren no pueda arrancar siquiera si no están cerradas correctamente.

    Vamos, yo aquí en sevilla no me puedo imaginar la de accidentes que habría en las semanas puntas (semana santa y feria) en las que no cabe un alfiler en el metro, si no hubiese barreras.
    votos: 3    karma: 37
  1. #17   #15 Quería decir que se quedó entre las dos y el Metro se lo llevó por delante cuando arrancó. Pero, de todas maneras, tienes razón. Son muchísimo más seguras. En Madrid hay estaciones como Gran Vía en la que no sé como no pasan más desgracias con un andén de pocos metros de ancho :-S
    votos: 3    karma: 36
    1. #43   #20 En Sevilla tenemos puertas dobles y conductores, y el tren para justo en donde debe. Supongo que al llegar a la parada el conductor activa un mecanismo automático para cuadrarse solo en las puertas. Y tampoco veo mal que tengan conductores. Hay muchas situaciones e incidencias en las que un control automático o incluso telemático, no sirve. Yo creo que están más para eso que para otra cosa. Mismamente en este caso si el coche fuese solo, se habría llevado a la señora y al poli por delante.

      #17 Pues eso es porque estarán mal diseñadas. En las barreras (o puertas dobles) que tenemos aquí, no hay espacio para que una persona quede atrapada entre puertas. Además se abren solas cuando detectan resistencia a cerrarse y el tren no arranca. Te dejo una foto para que te hagas una ideas. Apenas hay 5-10cm entre la puerta de seguridad y la del vagón.

      Mira que hay cosas criticables en nuestro metro, pero el temita de las barreras se lo han trabajado. Unos duros bien invertidos.  media
      votos: 2    karma: 26
comentarios cerrados

menéame