Un delfín acude pidiendo ayuda a unos buzos para que le desenganchen un hilo de pesca de una aleta[ENG]

  1. #11   #8 Eso de que se dejen abrazar, tocar y jugar con ellos lo has visto en el acuario... cuando son salvajes yo no les acercaría mucho la mano por si la empatía. ;)

    Yo tuve una experiencia similar buceando en Lanzarote con el mero Felix (podeis googlear Mero Felix Lanzarote y verlo es más famoso allí que Cesar Manrique) y tuve la suerte de ver como se recostaba en el suelo y se dejaba traquetear por dos veterinarios mientras que le retiraban un anzuelo de pescar tiburones y le daban puntos.

    Asusta!!!
    votos: 14    karma: 139
    bux bux
  1. #12   #11 Yo estuve haciendo buceo en la Isla del Hierro hace algun tiempo y de camino al punto de inmersion nos encontramos con un grupo de delfines, paramos y estuvimos haciendo snokerling con ellos durante un buen rato. Tocarlos no pudimos tocarlos mucho (yo tuve la suerte de poder tocar uno de ellos) pero los estuvieron un buen rato con nosotros y estos no parecian demasiado asustados de los humanos.

    </historias de buceo del abuelo Cebolleta off />
    votos: 3    karma: 39
     *   --312235-- --312235--
  2. #13   #11 en la ría de Arousa he estado a muy pocos metros de manadas de arroases y sin ningún problema.
    *manada, banco, cardumen... ni idea de como llamarlo
    votos: 3    karma: 36
  3. #31   #11 Yo estuve en un curre que tienen unos 10 meros, acercaba la mano al agua y alguno se acercaban y se quedaban a que los acariciase (principalmente uno que era el más grande), eran en ese sentido como perros, claro que eso no eran salvajes.
    votos: 1    karma: 25
     *   GoDie GoDie
  4. #92   #11 Yo me metí con mi neopreno en la bahía de la Concha en San Sebastián. Había un delfín por allí llamado Paquito. LLevaba años en la zona. El agua estaba un poco turbia ese día. Mi intención era acercarme a él lo máximo e intentar tocarle. Pasó varías veces cerca mío pero no se dejó tocar. Sin embargo me encantó cuando me sumergí para ver si lo veía, y venía hacia mí panza arriba.
    Murió meses después.
    Desde luego, son seres encantadores. Creo que llegará el día que se descubra que son tan o más inteligentes que nosotros.
    votos: 0    karma: 9
comentarios cerrados

menéame