El perro que no sabía bajar las escaleras

  1. #47   Los que tenemos perros sabemos que aprenden muchísimas cosas por imitación, ya sea imitándonos a nosotros o a sus congéneres, no hace falta que tengan relación de sangre. Yo tengo dos, aunque son de la misma edad, el segundo vino un mes después que el primero, y no le tuvimos que enseñar dónde tenía que hacer sus cosas, dónde dormir, etc., lo aprendió desde el primer día viendo cómo lo hacía el otro.

    También se imitan gestos, si uno de ellos se sienta y saca la lengua, el otro suele hacer lo mismo, sobre todo si ve que nos hace gracia.
    votos: 3    karma: 38
comentarios cerrados

menéame