Los padres mienten a sus hijos… mucho y en todo el mundo

  1. #47   Educar es jodidamente difícil. No hay recetas mágicas. No hay forma de saber si lo estás haciendo bien o mal. Es como buscar un camino en una ciénaga: si te desvías medio milímetro puedes ocasionar un daño irreparable.
    Utilizar mentiras para educarlos puede resultar un arma de doble filo: o les ayudan a discernir o se agarran a ellas como si fueran la verdad absoluta.
    Hasta que tus hijos son mayores y puedes observar cómo es su razonamiento, cómo se comportan, qué grado de madurez demuestran según su edad, no puedes estar seguro de haber seguido el camino correcto.
    Y puede que rechacen tu forma de educarlos y ahí sí que no tienes nada que hacer.
    votos: 5    karma: 59
  1. #56   #47, hay recetas mágicas, se llaman educarse para ser padres, pero choca con el "a mí nadie me dice cómo tengo que educar a mi hijo, para eso es mío", ¿verdad?
    votos: 1    karma: 12
    1. #74   #56 Dices "educarse para ser padres", totalmente de acuerdo. Pero ahí entra sin poder remediarlo la herencia que cada uno arrastra. Ser lo suficientemente maduro, conocerse lo suficiente para saber que no se sabe. Nadie o casi nadie reconoce que no tiene ni idea de lo que tiene entre manos y algunos incluso piensan que echar hijos al mundo es como coleccionar cromos.
      Y ahí termina su responsabilidad.
      votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados

menéame