Cuando suecos y noruegos rompieron el poder del 1%

  1. #11   Esto demuestra que cuanto más pacífico sea un movimiento más gente se unirá a él y más fuerza tendrá. Por eso ciertos médios intentan criminalizar a cualquier movimiento ciudadano, porque saben que así dividirán a la población.

    Hay otras alternativas a la violencia. Por ejemplo, Gene Sharp propone muchas ideas de cómo hacer una revolución pacífica. Aquí está enlazado el documental "Cómo empezar una revolución", el libro "De la dictadura a la democracia" y algún material más:

    www.sindinero.org/blog/archives/5258

    P.D: no creo, como dicen algunos, que detrás de todo esto esté la CIA, cuando gente tan poco sospechosa como Chomsky, Zinn y muchos más lo apoyan:

    observatoriocriticodesdecuba.wordpress.com/2011/01/20/izquierda-no-vio

    Si los ciudadanos utilizásemos la violencia contra el gobierno, tendríamos todas las de perder. ¿Cómo nos vamos a enfrentar a una metralladora, a una granada, a un tanque, a un helicóptero, a un caza, a un misil,... a un ejército?

    Nuestras "armas" deben ser otras: difundir la verdad.
    votos: 13    karma: 140
     *   albertiño12 albertiño12
  1. #66   #11 Lo estaba esperando. Un documental sobre un grupo yankee dando lecciones al resto del mundo sobre cómo alcanzar la "democracia" en regímenes "dictatoriales" mediante la no-violencia y buenas palabras.

    Qué casualidad, los únicos ejemplos que se ofrecen son las llamadas "revoluciones de colores" en Europa oriental, todas ellas lideradas por una oposición proyankee y antirusa frente a gobiernos prorrusos y antiOTAN. Es decir: luchas por el poder y conflictos geoestratégicos que están completamente al margen de causas tan puras como la democracia o las conquistas sociales.

    Aún nadie me ha ofrecido un claro ejemplo en la historia de un país en el que un movimiento, se acual fuera su carácter, se hiciera con el poder político sin el uso de la violencia o la amenaza de ella. La India no me vale. El movimiento por los derechos civiles en EEUU tampoco.

    Aparte de que la película Ådalen 31 al que se refiere el artículo nos muestra que los métodos de los piquetes de aquella época no eran tan pacíficos y "noviolentos" como inicialmente se plantea, se está obviando que en ese momento los países escandinavos están pared con pared de la Unión Soviética de Stalin, padrino de una Internacional Comunista bien financiada en rublos y con un ejército rojo que podría plantarse en Oslo en pocas horas.

    Está más o menos aceptado que el estado del bienestar impulsado por los gobiernos socialdemócratas en Europa occidental en gran medida fueron una consecuencia de la amenaza soviética.
    votos: 0    karma: 12
    1. #70   #66 ¿Te has leído el artículo que enlazo?

      Te lo vuelvo a poner: observatoriocriticodesdecuba.wordpress.com/2011/01/20/izquierda-no-vio
      votos: 0    karma: 19
comentarios cerrados

menéame