El sueño de beber en vasos de papel

  1. #44   La crítica me parece muy acertada. De hecho, recuerdo el libro "La McDonalización de la Sociedad" de Ritzer, en línea con la teoría de Weber, donde se describe de manera muy detallada este hecho (donde se venden cosas de menor calidad al mismo o mayor precio), desde un punto de vista sociológico. Por otro lado, no deja de ser simplemente consecuencia de la competencia en costes de las empresas, y para manener los márgenes se utiliza el marketing para que la gente lo compre al precio que tu dices que vale. No tiene mucho más secreto.

    Pero por otro lado, el secreto está en algo que también menciona el artículo: el valor añadido. No voy a defender el ir a un Starbucks, porque aunque yo haya ido varias veces sigo considerando que es tirar el dinero. Pero sí que es verdad que en un Starbucks existe un ambiente mucho más agradable que en muchas cafeterías. La temperatura es agradable, huele bien, tienen de todo, te puedes "personalizar tu café", venden muchos complementos (con muy buena pinta), tienes la CERTEZA de que habrá wifi, los sillones... si es que no me dejo algo. Pues eso la gente que va lo valora pagando 1 o 2 euros más por café.

    Y, por cierto, en el Starbucks se puede pedir el café en una bonita taza de cerámica. Sin coste añadido. Sólo hay que pedirlo.

    La respuesta es fácil: si no te gusta, no vayas.

    Es el mismo discurso del que critica la gente que compra productos Apple o Calvin Klein: ¿te vale la marca o no? Pues eso.
    votos: 1    karma: 14
     *   elzahr elzahr
comentarios cerrados

menéame