Joven de 15 años se ahorca por los insultos que recibía

  1. #15   #13 hay una cosa que también se aprendía en el colegio al menos cuando yo fuí: el respeto a las diferencias. Si no podemos hacer que se siga aprendiendo eso es que algo estamos haciendo mal.

    Hay gente que pasa por la vida como por una cinta de entrenamiento: sin sobresaltos, sin baches... y otros se las llevan todas. Lo que cada uno haríamos en una situación determinada puede ser muy diferente de lo que imaginamos que haremos.
    Desde luego, el chico que se suicidó ya nunca podrá exponer sus razones y, por tanto, nunca tendrá un juicio justo porque él mismo ya eligió su pena, así que no creo que merezca que le juzguemos de nuevo.

    Lo que creo que todavía está en nuestras manos es intentar que esas cosas dejaran de pasar. No creo que sea buena la permisibidad en estos temas:
    Antes, en las cavernas, nuestros antepasados morían por ataques de depredadores. Pero luchamos contra eso.
    Después, hubo un tiempo en el que las cosas se arreglaban con el ojo por ojo...y también luchamos para defendernos.
    HOy, en occidente, muchos jóvenes mueren suicidándose tras episodios de bullying y debemos luchar contra eso. Porque eso es un problema de hoy.
    votos: 24    karma: 216
  1. #27   #15 Pues lo aprenderías en tu colegio, porque si lo hubieran aprendido en el resto ahora no estaríamos como estamos. Con los ricos comiéndose a los pobres y los poderosos maltratando a los desvalidos.

    Además, en los colegios pueden enseñar, pero no obligarte a aprender.
    votos: 0    karma: 7
    1. #40   #27 pues tal vez sea eso: tanto aquí como en Italia necesitamos menos recortes en enseñanza y mejores colegios y persoanl docente para que quienes tienen la labor de enseñar lo consigan de verdad.
      Ya lo dijo Einstein:
      El arte supremo del maestro es despertar el placer de la expresión creativa y el conocimiento
      votos: 0    karma: 13
       *   auroraboreal auroraboreal
  2. #61   #15 Cuando tú ibas al colegio las calles eran de chocolate y los unicornios cagaban arcoiris, sin embargo en épocas más recientes reales cada clase (y por extensión cada colegio) siempre funcionó como una microsociedad pese a la inferencia del profesorado, y desde que el mundo es mundo en toda sociedad ha existido un rechazo hacia lo desconocido que podía ser identificado con una amenaza para el estatus establecido.

    Opino que la existencia de ese rechazo en el caso de la orientación sexual de un individuo es culpa de la educación recibida en el entorno familiar (y por extensión del entorno social). Pero no por ello exoneraría a los responsables directos de su castigo. Si la zanahoria no funciona usa el palo (refuerzo positivo y refuerzo negativo).
    votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados

menéame