Cómo criar hijos ateos

  1. #49   Me suena un poco adoctrinante. Me suena tan mal el ateísmo radical como los fanáticos religiosos. En este sentido, el autor se sitúa en una posición superior a la de los creyentes y 'adoctrina' a su hijo en el ateísmo. El niño tiene que llegar por sí mismo a la creencia o no, porque será una experiencia mucho más enriquecedora que vivir en la certitud absoluta de la existencia o inexistencia de un dios.

    No creo que sea una buena idea decirle a un niño de cinco años que su madre se ha muerto en un accidente aéreo.
    votos: 0    karma: 6
  1. #61   #33 #35 #37 Yo con 4 añitos, utilizando el coco, descubrí qué pasaba con el "tió" y a partir de aquí, quién eran los reyes y demás milongas. Y la verdad es que he crecido bien, en paz, sintiendome bien. No sabes lo bonito que es para un niño saber que todos los demás viven engañados por sus padres y él no. Saber que él ha ganado a los demás y a los mayores.
    Esa sensación, ese extraño placer que sentía cuando era pequeño y veía a los demás niños, de mi edad o mayores haciendo el ganso, engañados, creyendo en sandeces como cualquier religioso, cuando yo solito lo había resuelto.

    Creo que no lo he vuelto a sentir.
    Sí, lo he vuelto a sentir. Cuando veo a creyentes de mi edad.

    #49 Esa posición de superioridad sobre los creyentes es normal, yo lo veo una consecuencia lógica. Como en lo que he escrito aquí arriba.
    votos: 3    karma: 18
    1. #72   #61 Tú lo has dicho. Lo has ido descubriendo tú solito, pero en ese espacio de tiempo 'algo' tenía que rellenar ese vacío. Lo bonito es que tú te hagas tu propia idea.

      Con respecto a lo segundo. Yo soy agnóstico y no me considero ni por encima ni por debajo de los creyentes y/o ateos, siempre en el caso de que no sean radicales y respeten la postura de otros. Creo que en el punto del radicalismo se ve el temor a los otros y es lo que jode la convivencia.
      votos: 0    karma: 6
    2. #91   #61 "No sabes lo bonito que es para un niño saber que todos los demás viven engañados por sus padres y él no" creo que es una afirmación muy discutible, al igual que el resto de tu comentario.

      Que un niño crea en cosas mágicas o que se le oculten ciertas cosas, o que incluso se le mienta es absolutamente normal: su mente no está preparada para soportar ciertas realidades. Seguro que a todos se nos ocurren muchos ejemplos facilones sobre prácticas sexuales de sus padres, por ejemplo.

      No hay nada intrínsicamente malo en fábulas como los Reyes Magos, los dragones mágicos, los cuentos... cualquier pedagogo te explicaría que son metáforas muy útiles para aprender jugando, despertar la imaginación y la creatividad y enfrentarse poco a poco al mundo. Otra cosa es que al niño se le adoctrine en chorradas (ya sean creencias religiosas dogmáticas, nacionalistas, o de otro tipo) y que no se le enseñe que debe ser escéptico ante todo.
      votos: 0    karma: 9
comentarios cerrados

menéame