Por los dos cachetes

  1. #30   Bueno, ¿y cómo puede uno defenderse de una acusación así?
    Pregunto ¿No hay un notario que de fe de lo que se paga por el inmueble? ¿Y no se ha hecho antes de la venta una tasación?
    Pregunto porque no lo sé.

    Pero si lo hay, y aún así no sirve de nada ¿Para qué carajo están ahí?

    Y si no están, supongo que contratarlos bastaría para poder demostrar que tú has pagado lo que dices haber pagado ¿no?

    Si no, a ver cómo lo demuestras... (En realidad ellos deberían demostrar que el fraude se ha cometido, no el acusado demostrar que es inocente).
    votos: 0    karma: 8
  1. #40   #30 Claro que hay un notario.
    El mismo que, después de cobrar una pasta por leerte dos párrafos del contrato de compra venta y de firmados los papeles entre comprador y vendedor, se retira de la habitación diciendo "les dejo un rato que tendrán que hablar de sus cosas".
    Ahí es cuando se termina de hacer el resto de la transacción, es decir, toda la manteca en negro que acuerden los firmantes.

    Se lleva haciendo durante toda la burbuja (y antes), y aún continúan. Por eso hacienda se tuvo que poner en ese plan de mirar con lupa las transacciónes. Lo hizo tarde, ya se habían vendido así cientos de miles de viviendas pero solo miraron a partir de cierta fecha. Tuvo algo de efectividad (no creo que pillaran ni al 1%) al menos hasta ahora, que no les da la gana de actualizar sus tasaciones a precio real y encima parece que van más a saco.

    No sé por vuestra zona, pero no conozco a nadie que se comprara un piso y que no hablara de la parte en negro. Y ¡ojo! no sólo en contratos con particulares, sino tambíen con inmobiliaria y pisos de nueva construcción.

    Al final como siempre: las cosas se hacen mal, la picaresca campa a sus anchas, los notarios son seres de luz, y para variar acaban pagando justos por pecadores.
    votos: 0    karma: 6
     *   BitByte BitByte
    1. #46   #40 Aquí un capullo que pagó todo con el notario delante.
      votos: 1    karma: 15
comentarios cerrados

menéame