Telecinco me responsabiliza de perder 3,7 millones de euros y estima para mí hasta 3 años de cárcel

  1. #85   #83 Las amenazas y coacciones se realizan por medios de comunicación Si yo te mando una carta diciéndote que no vuelvas a pasar por delante de mi casa o te parto la cara, es una amenaza. Si lo hago por otro medio de comunicación, sea Internet, un anuncio en prensa o pagar a alguién para que vaya a visitarte a tu casa, seguiría siendo amenaza.

    No estoy nada de acuerdo con lo que dices. Si yo te mando una carta (personal o por mail) diciéndote que no pases por delante de mi casa o te parto la cara, es una amenaza. Si voy a tu casa y te lo digo en persona, también es una amenaza. Si te lo digo por teléfono, también es una amenaza. Y si lo hago en un blog, también.

    Pero si tú representas a Telecinco y, para hacer subir la audiencia, entrevistas a la madre del Cuco (un asesino) y yo comienzo una campaña en internet para que tus anunciantes se vayan de Telecinco, lo que estoy haciendo es uso de mi libertad de expresión, en internet, pero es sólo mi libertad de expresión. Sin coacciones ni amenazas. Es sólo la gente, a la que podrá gustarle más o menos el espectáculo asqueroso de llevar a la madre de un asesino la que puede o no decidir secundar ese boicot.

    Si tú piensas que hay amenazas, tienes un problema muy gordo de percepción de la realidad o eres accionista de telecinco o eres el abogado que ha planteado la querella
    votos: 1    karma: 17
  1. #86   #85 Si yo te mando una carta (personal o por mail) diciéndote que no pases por delante de mi casa o te parto la cara, es una amenaza. Si voy a tu casa y te lo digo en persona, también es una amenaza. Si te lo digo por teléfono, también es una amenaza. Y si lo hago en un blog, también.
    En efecto, estamos de acuerdo.

    Pero si tú representas a Telecinco y, para hacer subir la audiencia, entrevistas a la madre del Cuco (un asesino) y yo comienzo una campaña en internet para que tus anunciantes se vayan de Telecinco, lo que estoy haciendo es uso de mi libertad de expresión, en internet, pero es sólo mi libertad de expresión. Sin coacciones ni amenazas. Es sólo la gente, a la que podrá gustarle más o menos el espectáculo asqueroso de llevar a la madre de un asesino la que puede o no decidir secundar ese boicot.
    En efecto, estamos de acuerdo.

    Si tú piensas que hay amenazas, tienes un problema muy gordo de percepción de la realidad o eres accionista de telecinco o eres el abogado que ha planteado la querella
    Relee mi comentario.
    votos: 0    karma: 13
    1. #88   #86 Relee mi comentario

      Lo he hecho y sigo estando igual. No es lo mismo iniciar una campaña de boicot que una amenaza. Es un problema conceptual. Si el dueño de una empresa realiza un acto inadecuado (por ejemplo, llevarse la fábrica a Senegal para ahorrar costes) y yo inicio una campaña de boicot para dejar de comprar sus productos, ¿hay ahí una amenaza?
      ¿Es lo mismo que decirle al consumidor: "si consumes el producto X te parto las piernas"?
      No, no es lo mismo. Es evidente que una campaña de boicot no es ni puede ser nunca un delito. Habrá pérdidas económicas, obviamente, pero no por la comisión de un delito, sino porque alguien habrá convencido a otro sobre la oportunidad de no consumir un producto

      Además, considerar que una campaña de este tipo es un delito tiene un objetivo muy sórdido: internet se ha convertido en el único espacio de libertad que existe en este momento, donde de verdad se puede difundir la verdad. Y eso no gusta a los poderes fácticos tradicionales.
      votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados

menéame