¿Cómo tomar una ciudad aparentemente inexpugnable con unos cuantos gorriones?

  1. #25   Por supuesto que en la época existían las flechas incendiarias, pero los gorriones podrían haber representado una ventaja en cuestión de alcance. De ser cierta la historia es de suponer que las tablillas ardiendo no irían atadas directamente a la pata, sino mediante un cordel colgando ya que auguro muy poco recorrido a un pajaro en llamas. Sin embargo un gorrión con un pequeño tizón colgando si que podría recorrer bastante más distancia que una flecha hasta esconderse en su nido.

    De todos modos la historía hace aguas por muchos lados, es bastante raro que los gorriones hagan su nido en la ciudad y se alimenten en el bosque, tal vez es que el asedio había reducido mucho los desperdicios de comida que habria en la ciudad pero los gorriones son pajaros que se aprovechan de las migas humanas cuando viven en ciudades. Además me parece extraño que los pajaros asustados tiendan a refugiarse en sus nidos, simplemente escapan del peligro pero el comportamiento de volver a la madriguera no creo que esté muy arraigado en su instinto.
    votos: 4    karma: 44
     *   qwerty22 qwerty22
  1. #29   #6 #9 #20 #22 #25 #31 En gran parte del norte de España y en el resto de la Europa húmeda, donde no abundan los afloramientos de arcilla (ya sea por la naturaleza del terreno o por la gruesa capa de suelo orgánico), hace siglos era más sencillo y barato hacer los tejados de paja de centeno o directamente de láminas de madera. La excepción eran los tejados de pizarra, en áreas muy concretas donde abundase. Pero aquí hablan de Sicilia, corazón del Mediterráneo. Los tejados, desde hace milenios, son de teja o simples terrazas de argamasa/mortero: la viguería de madera y un entramado final de ramas hacen de sostén por debajo. Si disparas flechas incendiarias y la superficie de los tejados no es inflamable, igual haces arder alguna carreta aparcada por ahí; en general, el daño es pequeño.

    Pero... ¡Ay, amigo! Los pájaros suelen hacer nidos debajo de los tejados, entre la estructura de madera y ramas, colándose por los huecos que se suelen dejar en los voladizos para que el desván se airee y no se enmohezca esa estructura interior. Y como lleven un colgajo de madera con brea ardiendo atado...

    La estrategia es brillante.
    votos: 32    karma: 279
     *   zaq zaq
    1. #37   #29 De todos modos un rato antes de que tú puedas sobrepasar las murallas con flechas incendiarias desde las almenas te estarán dejando fino con las mismas armas. Si sueltas gorriones desde medio kilómetro hay poco que te puedan hacer en respuesta...
      votos: 1    karma: 14
comentarios cerrados

menéame