¿Cómo tomar una ciudad aparentemente inexpugnable con unos cuantos gorriones?

  1. #20   No existían aún las flechas incendiarias?
    votos: 0    karma: 8
  1. #29   #6 #9 #20 #22 #25 #31 En gran parte del norte de España y en el resto de la Europa húmeda, donde no abundan los afloramientos de arcilla (ya sea por la naturaleza del terreno o por la gruesa capa de suelo orgánico), hace siglos era más sencillo y barato hacer los tejados de paja de centeno o directamente de láminas de madera. La excepción eran los tejados de pizarra, en áreas muy concretas donde abundase. Pero aquí hablan de Sicilia, corazón del Mediterráneo. Los tejados, desde hace milenios, son de teja o simples terrazas de argamasa/mortero: la viguería de madera y un entramado final de ramas hacen de sostén por debajo. Si disparas flechas incendiarias y la superficie de los tejados no es inflamable, igual haces arder alguna carreta aparcada por ahí; en general, el daño es pequeño.

    Pero... ¡Ay, amigo! Los pájaros suelen hacer nidos debajo de los tejados, entre la estructura de madera y ramas, colándose por los huecos que se suelen dejar en los voladizos para que el desván se airee y no se enmohezca esa estructura interior. Y como lleven un colgajo de madera con brea ardiendo atado...

    La estrategia es brillante.
    votos: 32    karma: 279
     *   zaq zaq
    1. #37   #29 De todos modos un rato antes de que tú puedas sobrepasar las murallas con flechas incendiarias desde las almenas te estarán dejando fino con las mismas armas. Si sueltas gorriones desde medio kilómetro hay poco que te puedan hacer en respuesta...
      votos: 1    karma: 14
  2. #31   #26 Claro, y los mancos tienen hijos mancos :-)

    #6 #20 No es lo mismo lanzar una flecha incendiaria y dar en una pared de piedra que conseguir que un pájaro prenda un campanario lleno de paja y madera. Para empezar porque si pretendes lanzar una flecha por encima de la muralla, necesariamente los de la muralla pueden pegarte un flechazo a ti.
    votos: 4    karma: 44
     *   Qwar Qwar
    comentarios cerrados

    menéame